«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
durante su segunda detención en un mes

Un inmigrante marroquí hiere de gravedad a dos agentes de la Guardia Civil que le custodiaban en prisión

Foto de archivo de un coche de la Guardia Civil. Europa Press

Dos agentes de la Guardia Civil en Roquetas (Almería) han resultado heridos de gravedad por un inmigrante de origen marroquí que había sido detenido por segunda vez en menos de un mes. El agresor presentaba además un largo historial delictivo.

Los hechos se remontan a la madrugada del pasado jueves 23 de noviembre, cuando según las fuentes consultadas por LA GACETA, tuvo lugar la detención de un sujeto de origen marroquí por un delito de robo con fuerza en la localidad de Roquetas (Almería). El sospechoso fue detectado en el interior del domicilio por su propietaria, que con ayuda de los vecinos logró retenerlo hasta la llegada de los agentes.

Una vez en el lugar de los hechos, los efectivos de la Guardia Civil pudieron recoger las primeras pesquisas y testimonios de los vecinos, que destacaron que el asaltante era «muy violento» y «amenazó de muerte a las personas que trataron de retenerlo». Tras una primera valoración de los hechos, el detenido fue trasladado a los calabozos del Puesto Principal de Roquetas-Aguadulce.

Durante el transcurso de la noche, el detenido se mostró bastante molesto, haciendo constantemente ruidos desde su celda, cuestión por la que los agentes que le custodiaban decidieron actuar. Una vez abrieron la puerta para tratar de calmar al sospechoso, éste la emprendió a golpes con los agentes sin mediar palabra, hiriendo a uno de ellos en el rostro causándole una grave contusión en el tabique nasal. El otro componente del binomio también resultó gravemente herido, sufriendo numerosas lesiones en la región maxilar y en la oreja izquierda. Finalmente y ante la extrema violencia del detenido, tuvo que intervenir un tercer agente que logró reducirlo y se le administraron calmantes al sospechoso por parte de los sanitarios desplazados para atender a los agentes tras la agresión.

Según el testimonio recogido por este medio, el detenido fue «extremadamente violento» incluso cuando estaba siendo atendido por los sanitarios para administrarle un calmante. «Era un viejo conocido que contaba con muchos antecedentes», confiesan a este medio. Al tiempo que inciden en que este tipo de perfiles agresivos se está dando en la zona con cada vez más frecuencia.

En este caso particular, el sospechoso había salido de prisión a finales del pasado mes de octubre y en apenas dos semanas ya había sido arrestado nuevamente por un robo. Tras pasar a disposición judicial, fue puesto en libertad, hasta los hechos ocurridos el pasado 23 de noviembre. Siendo detenido en menos de un mes en dos ocasiones por hechos delictivos similares.

En este último caso, el Juzgado de Instrucción número 4 de Roquetas (Almería) entiende que al margen del robo con violencia llevado a cabo la pasada semana, existe también un delito de atentado y lesiones contra los agentes, motivo por el cual ha sido nuevamente ingresado en prisión provisional y sin fianza hasta la celebración del juicio por los hechos imputados.

+ en
.
Fondo newsletter