«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
intentan impedir que el gobierno les reubique en sus barrios

Los irlandeses montan barricadas alrededor de sus pueblos para evitar la entrada de refugiados

Grafiti en Irlanda con la frase 'Irish Lives Matter'.

Emmanuel Macron creyó hace tiempo haber encontrado la solución a la creación de guetos de inmigrantes en las grandes ciudades: dispersarlos por todo el territorio francés. Los resultados, naturalmente, están siendo desastrosos, con viejas comunidades rurales desnaturalizadas para siempre con la llegada de centenares de extranjeros sin el menor vínculo con la tierra. Lo mismo están intentando hacer en Irlanda, pero los lugareños no están por la labor.

Los residentes de pueblos de Irlanda han levantado barricadas y controles en las carreteras alrededor de sus comunidades para impedir que el Gobierno reubique a los solicitantes de asilo en la zona. Por ejemplo, en Dromahair, en el condado de Leitrim, sus habitantes recurrieron a la drástica medida de acordonar el pueblo el viernes en medio de rumores de que el Departamento de Integración planeaba transportar en autobús a decenas de extranjeros sin el acuerdo previo de los líderes comunitarios.

Cuenta el Irish Examiner que se levantaron tres puestos de control en las carreteras que rodean el pueblo y los miembros de la Asociación de Residentes Preocupados de Dromahair controlaron los controles y comprobaron los coches que intentaban entrar en la zona.

Los manifestantes han expresado en los últimos días su descontento ante la posibilidad de nuevas llegadas a la ciudad, citando la seguridad y la saturación de los servicios públicos como sus principales preocupaciones.

El Gobierno irlandés no intentó reubicar a los inmigrantes el viernes y la asociación de ciudadanos del pueblo confirmó el lunes que habían recibido una confirmación por escrito del ministro de Integración, Roderic O’Gorman, de que ningún recién llegado llegaría a la ciudad sin un compromiso suficiente entre la población local.

La carta enviada a la organización siguió a lo que el Departamento de Integración llamó una reunión «positiva» el domingo con los parlamentarios locales Frank Feighan, Martin Kenny y Marian Harkin.

El Gobierno planea reutilizar el hotel Abbey Manor en el pueblo para albergar a docenas de solicitantes de asilo, pero se enfrenta a una feroz resistencia, como también se ha visto en otras ciudades y pueblos de todo el país.

+ en
.
Fondo newsletter