«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Siguen los efectos del multiculturalismo

Conmoción en Francia ante una salvaje violación a una mujer de 29 años mientras la izquierda denuncia el «racismo» contra el agresor

Agentes de la Policía francesa. Europa Press

Otro día en la Francia multicultural. Un individuo de 18 años ya conocido por la policía, Oumar N., fue arrestado el pasado jueves después de una violación salvaje ocurrida el viernes 4 de agosto en Cherburgo, cerca del Canal de la Mancha, y ha sido acusado de «violación acompañada de tortura o actos de barbarie», según informa Le Figaro.

El individuo, desconocido por la víctima, irrumpió en su casa, la golpeó varias veces en la cara y en el cuerpo, antes de violarla varias veces, incluso con un palo de escoba. Los médicos diagnosticaron a la víctima perforación del colon, intestino delgado, peritoneo y diafragma, neumotórax, fracturas de costillas y un alto riesgo de shock séptico. Llevada al hospital, la joven fue sumida en un coma artificial, con un pronóstico potencialmente mortal.

Francia ha quedado conmocionada pero, como ya es habitual, la izquierda, tanto la política como la mediática, muestra más interés en las consecuencias ideológicas de semejante brutalidad. Un ejemplo entre muchos es el de un tuit de Olivier Faure, líder del casi extinto Partido Socialista Francés: «Un criminal debe ser condenado por sus crímenes, ya sea que se llame Oumar, Francis, Michel, Emile, Guy o Patrice. La barbarie, la perversión, el vicio no tienen color de piel ni nacionalidad», escribió en su cuenta de Twitter. «Usar un acto atroz para insinuar que los inmigrantes son violadores es racista». Que la primera preocupación de un político ante semejante salvajada sea el perpetrador, no la víctima, es muy significativo.

Como recoge Valeurs Actuelles, varios internautas denunciaron que el secretario del Partido Socialista prefiriera señalar con el dedo el supuesto racismo en lugar de tener una palabra para la víctima. «No tener una palabra para la víctima entre la vida y la muerte. Apresurarse a rebelarse contra una posible estigmatización del verdugo. ¡Es lamentable!», replicó el ensayista Amine El Khatmi en Twitter. Por su parte, la diputada RN de Var Laure Lavalette denunció: «¿Ni una palabra para las víctimas ante su logorrea inmigracionista? Al menos intenta fingir, ¿verdad?«.

+ en
.
Fondo newsletter