«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
alrededor del 40% de los niños entre 0 y 4 años son hijos o nietos de inmigrantes

Un exjefe de la inteligencia francesa prevé el colapso inminente del país a causa de la inmigración

Incidentes en la final de la Champions de 2022 en París. Europa Press

En estas mismas páginas nos hemos hecho eco en otras ocasiones de manifiestos de miltares y policías francesas alertando de que la situación de la inmigración en Francia pone al país al borde de la guerra civil. Y las condiciones no han hecho más que empeorar con Macron, así es ahora Pierre Brochand, exembajador y exjefe de los servicios secretos franceses quien alerta que Francia se está convirtiendo en un país tercermundista.

La verdad es que no se trata de la primera vez; Brochand ha urgido una y otra vez repetidamente al Gobierno a que cambie la política de inmigración porque la actitud de puertas abiertas prevalente durante décadas no solo está empobreciendo al país, sino que también podría conducir a una guerra civil.

Frente a quienes defienden (como modernos esclavistas) que, como nuestras sociedades no tienen hijos y envejecen, necesitamos importar masivamente población africana para que «nos paguen las pensiones», lo cierto es que el balance es negativo, ya que los inmigrantes y solicitantes de asilo reciben enormes sumas de dinero en prestaciones y apenas aportaban a la financiación del sistema social. Brochand explicó en la radio francesa que la inmigración masiva de personas poco cualificadas de estados fallidos ha arrastrado al país al abismo:

«Hace cincuenta años teníamos los mejores servicios públicos del mundo. Estábamos orgullosos de ello y todo el mundo los envidiaba. Hoy son despreciados por todos y nos quejamos de su bajo nivel. La pregunta es: ¿qué ha pasado en este tiempo? Nos enfrentamos a 450.000 personas cada año que no han contribuido ni un centavo a la infraestructura que usarán desde el primer día. Hemos acogido a 2,6 millones de personas en los últimos cinco años. ¿Cómo se puede esperar que estas personas, que luego se convierten en consumidores netos y contribuyentes deficitarios no ejerzan una presión insoportable sobre los servicios públicos?».

Brochand cree que «si no hacemos nada o hacemos poco, o nos dirigimos hacia una implosión progresiva de la confianza social en Francia, es decir, una sociedad en la que la calidad de vida se derrumba y en la que cada vez es más incómodo vivir, o nos dirigimos hacia explosiones sucesivas, hacia enfrentamientos que harán de Francia un país inhabitable«. Esto convertiría a Francia en un país del Tercer Mundo. «Y mientras digo todo esto», agregó Brochand el 1 de abril, «estoy pensando en mis hijos, mis futuros nietos y el futuro que está reservado para ellos, especialmente cuando se supere el punto de inflexión cuando la población con una migración antecedentes y la religión musulmana supera la marca del 50%«.

¿Qué pasará con Francia? Según Brochand, alrededor del 40% de los niños entre 0 y 4 años son hijos o nietos de inmigrantes, una tendencia que sigue aumentando. Francia ha llegado a un punto en el que «la reacción solo puede ser extrema», dijo el exjefe de inteligencia.

+ en
.
Fondo newsletter