«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
«un golpe silencioso con raíces comunistas»

El Parlamento Europeo aprueba los planes para eliminar el derecho a veto de los Estados miembros

Parlamento Europeo. Twitter

La Unión Europea está ya a esto de convertirse, como no pocos profetizaban, en la Unión Soviética con un emoji sonriente: los europarlamentarios aprobaron el miércoles planes para eliminar el derecho a veto de los estados miembros de la Unión Europea, un paso más para convertir la Unión en un megaestado, pulverizando las soberanías nacionales.

Un total de 291 eurodiputados apoyaron la propuesta presentada por el «Grupo Verhofstadt», un grupo de eurodiputados liderado por el archifederalista Guy Verhofstadt para modificar los tratados de la Unión Europea a favor de una mayor centralización y limitar la soberanía de los estados miembros.

La votación fue aprobada por un estrecho margen con una mayoría de sólo 17 votos después de que una facción soberanista planteara una fiera oposición a la medida.

En el debate plenario previo a la votación, Verhofstadt afirmó que los derechos de veto lo habían explotado Estados miembros desilusionados con la trayectoria de la Unión Europea para «chantajear» al bloque, una referencia burlesca apenas velada al primer ministro húngaro, Viktor Orbán, que se ha negado a sancionar enmiendas propuestas por la Unión Europea al presupuesto colectivo del bloque para financiar aún más el esfuerzo bélico de Ucrania.

En respuesta, un excomponente del Grupo Verhofstadt, el eurodiputado polaco Jacek Saryusz-Wolski, acusó a los federalistas del Parlamento Europeo de intentar «transformar la UE en un superestado». Saryusz-Wolski renunció al comité de trabajo liderado por Verhofstadt en protesta por el desarrollo del plan que politizaría aún más la Comisión Europea y otorgaría a los eurócratas competencia exclusiva sobre nuevas materias, incluidos el medio ambiente, la educación y la salud pública, y eliminaría la necesidad de unanimidad entre los Estados miembros en áreas políticas clave. El eurodiputado polaco calificó la medida como «un golpe silencioso con raíces comunistas».

El vicepresidente del grupo Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), Rob Roos, comparó la votación del miércoles con las elecciones holandesas que se celebraron el mismo día: «Hoy el festival de la democracia tiene lugar en los Países Bajos, pero en Estrasburgo nuestra democracia está siendo enterrada. La mayoría del Parlamento Europeo acaba de votar a favor de la abolición del veto de los Países Bajos en muchos ámbitos. ¡Vota por un partido que defienda nuestro veto!».

Hungría y Polonia (incluso bajo un posible gobierno liberal liderado por Donald Tusk) siguen oponiéndose a los planes, y varias otras naciones han expresado preocupación significativa por lo que muchos críticos creen que será otra toma de poder que servirá a los intereses de los estados miembros más grandes y transferirá mayor soberanía de las capitales de los estados miembros a Bruselas.

+ en
.
Fondo newsletter