«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
EN EL CONGRESO DE FIDESZ

Viktor Orbán, sobre la Unión Europea: «Sin cambios radicales se desmoronará»

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán. Europa Press

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, hace ya años que adoptó el doble papel de «enfant terrible» y «Pepito Grillo» de la Unión Europea, pero es difícil negar que ha tenido razón en todas sus advertencias. Y la última quizá sea la más seria, aunque para muchos sea también la más evidente: la Unión Europea corre serio peligro de desintegrarse a no mucho tardar.

Lo acaba de repetir en el Congreso de su partido, Fidesz, que lleva más de dos décadas liderando con extraordinario éxito. En su discurso inaugural, Orbán expresó su intención de que Hungría siga resistiendo las presiones contra cualquier tendencia ideológica ajena a su nación.

«Basta echar un vistazo para comprobar que Hungría resiste todas las presiones. También está resistiendo los espejismos belicistas, la presión de la ideología de género, las ideologías verdes con tics cada vez más jacobinos y las intrigas de los agentes de Soros que atacan desde Bruselas y Washington al mismo tiempo», dijo el primer ministro húngaro a los asistentes.

El húngaro está convencido de su postura de oponerse a la versión que se está vendiendo de Europa desde Bruselas. «Nuestro interés es mantener unida la UE. No hay que abandonar la Unión, sino cambiarla, pero esto sólo es posible si hay cambios radicales en Bruselas. De lo contrario, llegará el fin. Si esto continúa así, la Unión no explotará, simplemente se desmoronará«, advirtió Orbán.

Destacó que hoy ni los Estados miembros ni la Comisión están cumpliendo con su deber y Bruselas está infringiendo sin escrúpulos sus propias reglas. En cambio, al mismo tiempo, el modelo húngaro está funcionando y las políticas de su Gobierno conservador han demostrado ser una alternativa viable.

«Nuestra fuerza, nuestra esperanza y nuestra autoestima se ven alimentadas por el hecho de que los húngaros tenemos nuestro propio plan. Tenemos un contramodelo que hemos probado y funciona”, afirmó, añadiendo que cada vez más personas sienten envidia de esto, aunque no se atrevan a decirlo. «Los franceses y los alemanes darían la mitad de sus vidas si pudieran volver a ser un país libre de inmigrantes», manifestó.

El líder húngaro también destacó el éxito que ha tenido su administración en la promoción de políticas favorables a la familia, la atracción de inversión extranjera y la supervisión de una transformación verde que sea sostenible. «Esto es algo de lo que Occidente no puede presumir», concluyó.

+ en
.
Fondo newsletter