«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
CAMBIOS DE GABINETE, ESCÁNDALOS FAMILIARES, FRACASO ELECTORAL...

Colombia, 2023: los escándalos y la corrupción desploman la popularidad de Petro

El presidente de Colombia, Gustavo Petro. Europa Press

El año 2023 fue convulso para Colombia, pero sobre todo para su presidente Gustavo Petro quién se vio obligado a sortear una serie de crisis que aún no ha logrado superar.

Inició su mandato el 7 de agosto de 2022 con 56% del apoyo popular, pero su gestión —marcada por los escándalos políticos y sociales— le hizo terminar el 2023 con sólo el 26% de popularidad.

La noticia más importante del año y que aún salpica a Gustavo Petro es la detención de su hijo Nicolás quien fue acusado de recibir dinero del narco para la campaña de su padre. A esa noticia se sumaron los audios entre Laura Sarabia y Armando Benedetti, los constantes cambios en los miembros de su gabinete y la derrota electoral en diversas regiones del país.

A continuación, les presentamos los eventos más importantes que se dieron en Colombia, los cuales ayudaron a «sepultar» la popularidad del presidente izquierdista, quizás a un punto de no retorno.

Nicolás Petro, el hijo del presidente, está detenido

La captura y el inicio del juicio de Nicolás Petro Burgos fue el hecho que generó más impacto para el presidente colombiano. El hijo del mandatario ha sido acusado por los delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de activos debido a las millonarias sumas de dinero que recibió de cuestionados personajes y empresarios vinculados con el narcotráfico.

Nombres como el de Santander Lopesierra, el famoso Hombre Marlboro, contrabandista y exnarco; y Gabriel Hilsaca, hijo de El Turco Hilsaca, acusado de nexos con paramiltares, aparecieron en la lista de quienes habrían aportado a la campaña de Gustavo Petro a través de Nicolás, su hijo. Y, aunque el dinero sería destinado para la campaña, Petro Burgos y su entonces esposa Daysuris Vásquez, adquirieron bienes multimillonarios que generaron alertas.

Aunque al principio el hijo del presidente logró un acuerdo con la Fiscalía General de la Nación, luego decidió recular, por lo que se echó a andar el proceso de juicio que se iniciará formalmente este mes de enero.

11 ministros en 16 meses

En febrero, con menos de seis meses en la Casa de Nariño, Petro hizo el primer cambio radical en su gabinete con la salida de tres ministros: Alejandro Gaviria (Educación), Patricia Ariza (Cultura) y María Isabel Urrutia (Deporte). Dos meses después anunció la salida de siete funcionarios más: fue el terremoto político más grande de su administración.

De golpe Petro prescindió de José Antonio Ocampo (Hacienda), Cecilia López (Agricultura), Alfonso Prada (Interior), Guillermo Reyes (Transporte), Arturo Luna (Ciencias), Sandra Urrutia (TIC) y Carolina Corcho (Salud).

A esta crisis, se sumó también la salida de Irene Vélez, quien fue señalada de presunto tráfico de influencias.

El escándalo en audios: la pelea entre Laura Sarabia, Armando Benedetti

En mayo de 2023 salió a la luz un escándalo que se dio por el robo de una maleta en la casa de Laura Sarabia, quien era la jefa de Gabinete de la Presidencia. Se trató de una de las crisis más fuertes que debió enfrentar Gustavo Petro en este año.

Marelbys Meza, la niñera que tenía Sarabia para su hijo, contó cómo fue sometida a una prueba del polígrafo en contra de su voluntad después de ser acusada del hurto.

Meza denunció además que fue trasladada a la Casa de Nariño para ser interrogada y que fue víctima de interceptaciones ilegales por miembros de la Policía.

A esto se sumó un escándalo más, luego de que salieran a la luz unos audios en los que el exembajador de Colombia en Venezuela Armando Benedetti, quien había sido el anterior empleador de Meza, arremetió contra Sarabia y habló de los recursos que habría gestionado para la campaña de Petro. Benedetti insinuó que consiguió cerca de 15.000 millones de pesos (3.5 millones de euros) y que se sintió «ninguneado» por Sarabia.

El asunto escaló porque se reveló que Marelbys Meza sería una pieza importante en la relación entre Sarabia y Benedetti, y causó una crisis que llevó a ambos a apartarse del Gobierno. Tres meses después Laura Sarabia volvió al poder al ser designada nueva directa del Departamento de Prosperidad Social.

El gran derrotado en las elecciones regionales

El pasado 29 de octubre se consolidó una derrota electoral contra Petro porque ninguno de sus candidatos logró ganar en las principales ciudades.

En Bogotá, su principal ficha era Gustavo Bolívar y fracasó a pesar de que Petro en plena campaña se acercó a China para negociar la primera línea del metro y que esto sirviera para ganar votos. En Medellín y Barranquilla, las opciones de Petro que eran Juan Carlos Upegui y Antonio Bohórquez tampoco lograron ganar y fueron derrotados por Federico Fico Gutiérrez y Álex Char respectivamente. En Cali, el candidato del Pacto Histórico Danis Rentería tampoco resultó ganador, así como ocurrió en otras regiones como en Antioquia.

Sólo en dos regiones, Nariño y Amazonas, el partido de Gobierno obtuvo triunfos, al igual que en la gobernación del Magdalena con Rafael Martínez, del partido Fuerza Ciudadana, cercano al mandatario.

La vulnerabilidad de Petro ante el secuestro del papá de Luis Díaz

Mientras Petro lidiaba con sus propias crisis políticas y con un supuesto diálogo con el ELN, el grupo guerrillero secuestró a Luis Manuel Díaz, padre del futbolista Luis Díaz, quien estuvo nueve días privado de su libertad y, aunque fue liberado y el ELN dijo que fue un «error», el hecho hizo que el Gobierno le exigiera al grupo que dejara de secuestrar. Según el Ministerio de Defensa, la cifra de secuestros en Colombia durante el 2023 fue un 72% más alta que el año anterior.

El impulso de las reformas

Durante el año Petro estuvo enfocado en impulsar desde el Congreso las tres reformas banderas: la de la salud, la laboral y pensional. De las tres, sólo la de salud logró pasar el primer filtro, tras diez meses en la Cámara de Representantes, fue aprobada.

La reforma laboral se hundió en el pasado periodo legislativo y aún no se ha retomado la discusión en la Comisión Séptima. Por su parte, la reforma pensional tiene ocho meses inactiva en el Senado tras aprobarse en primer debate.

Queda esperar a conocer cómo será el 2024 para Gustavo Petro, quien dedicó más tiempo en 2023 a resolver crisis que a ejecutar obras que le ayuden a levantar su precaria popularidad.

.
Fondo newsletter