'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
HA MOSTRADO SU APOYO A PETRO

Pacto Histórico elige al tránsfuga Roy Barreras para presidir el Congreso

Roy Barreras, senador por el Pacto Histórico. Twitter

Se ha conocido que Roy Barreras, una polémica figura que tiene rato dando vueltas en el entorno político colombiano, habría sido designado por el petrismo para presidir el Congreso de la nación sudamericana. Ahora bien, ¿De dónde viene Barreras? Veamos:

Todo comienza en 1992, cuando después de haber militado en las juventudes galanistas (vinculadas al Partido Liberal colombiano), Roy Leonardo Barreras Montealegre aspiró al Concejo de Cali como una figura liberal independiente. No logró su escaño en el cabildo de la capital del Valle del Cauca, pero supo seguir el camino trazado, acompañando nuevos movimientos políticos de origen liberal, incluso prestando su nombre para ocupar algún renglón en las listas de candidatos, cuando los partidos podían avalar más de una lista y no exista la opción del voto preferente en Colombia.  Fue un opositor claro al gobierno del expresidente Samper (1994-1998), periodo en el que ocupó la curul que había logrado José Arlén Carvajal por el movimiento Alternativa Liberal Popular, durante algunos meses en 1995 y en 1996.  

Buscó llegar a la Cámara de Representantes de lleno en 1998, como fórmula de Claudia Bloom, quien aspiraba al Senado. No logró su cometido y volvió a insistir en 2002, como candidato independiente, apoyando la candidatura presidencial de Noemí Sanín. Finalmente fue elegido en 2006 como representante a la Cámara por el Valle el Cauca por el Partido Cambio Radical y fue uno de los más claros escuderos del Presidente Álvaro Uribe, quien fue reelegido en 2006.

En 2009, gracias a una ventana que abrió la reforma política aprobada ese año, que le permitió a los representantes elegidos a cargos en cuerpos colegiados de elección popular cambiar de partido entre julio y septiembre de ese año, Barreras migró al Partido de la U, con un único objetivo: votar a favor de un proyecto de ley que permitiría una segunda reelección de Uribe, a lo que se oponía Cambio Radical, partido del que en ese momento hacía parte. De hecho, cuando la Corte Constitucional colombiana declara inexequible el proyecto, uno de los argumentos que esboza el máximo tribunal es que un grupo de congresistas aprovechó la posibilidad de cambiar de partido solo con el fin de apoyar la reforma constitucional para permitir una nueva reelección del primer mandatario.

En 2010 fue elegido Senador de la República por su nuevo partido, el Partido de la U, y logró suficiente respaldo para ser Presidente del Congreso entre 2012 y 2013. Desde allí fue uno de los activos promotores del acuerdo del gobierno de Juan Manuel Santos con la guerrilla terrorista de las FARC, lo que lo llevaría a romper relaciones con el expresidente Uribe e integrar las diferentes comisiones que Santos estructuró para avanzar en las negociaciones con la guerrilla, garantizando el respaldo que requería en el Congreso (algo que Barreras sabe hacer muy bien).

En 2018 logró la mayor votación al Senado por el Partido de la U y mantuvo una posición siempre crítica frente al gobierno de Iván Duque, especialmente en lo que respecta a la implementación del acuerdo de paz con las FARC. Barreras y Armando Bennedetti, también senador por el Partido de la U, se acercaron a Gustavo Petro y el primero terminó integrando la lista de candidatos del Pacto Histórico al Senado, que obtuvo 20 escaños en las elecciones parlamentarias del 13 de marzo. El jueves 23 de junio, en reunión de bancada, Petro le dio el guiño a Barreras y quedó postulado como próximo presidente del Congreso, a pesar de la oposición de varios integrantes del Pacto Histórico, especialmente los senadores Gustavo Bolívar y Alexander López.

Si algo queda claro con Roy Barreras es que puede pasar de un partido político a otro sin sonrojarse. Empezó como galanista, fue opositor radical al gobierno de Samper cuando ocupó una curul en la Cámara en pleno proceso 8000 (cuando la fiscalía comprobó la amplia financiación de la política colombiana por parte del narcotráfico), apoyó a Noemí Sanín en 2002 contra Uribe, aterrizó como el más uribista de todos en 2006, incluso cambiando de partido para poder apoyar su reelección en 2009, fue presiente del senado como alfil del santismo en 2012 y hoy se alista para asumir como Presidente del Congreso en representación del Pacto Histórico.

Petro lo tiene claro: Barreras mantiene relación con las facciones clave del Congreso, entiende las dinámicas clientelistas de la política colombiana, es parte del establecimiento y tiene aspiraciones a futuro. No en vano, antes de decidirse por aspirar del nuevo al Senado, se presentó como precandidato presidencial del Pacto Histórico. Es el ejemplo vivo de lo que es un político tradicional en Colombia. Se acomoda, es mediático, ofende y después se excusa. Entiende que el fin justifica los medios y ese fin es su carrera política.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter