'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

En Cádiz andan revueltos

Y por eso la diócesis aparece con frecuencia en los medios. Por los más diversos motivos.

Ahora por la destitución del director de Cáritas:

http://www.diariodecadiz.es/article/cadiz/1835173/destituyen/director/caritas/y/este/arremete/contra/la/cupula/obispado.html

http://www.diariodecadiz.es/article/cadiz/1838071/colectivos/laicos/salen/defensa/obispo/zornoza.html

Al que parece que no le ha gustado nada el cese.

Los nombramientos, y los ceses, diocesanos son competencia y responsabilidad de los obispos.Podrán acertar en ellos o equivocarse. Y podremos, los demás, opinar sobre la idoneidad del nombrado o el acierto en la destitución soin que ello implique que discutamos la validez del acto.

No conozco al director cesado y tengo buen concepto del obispo diocesano. Creo que en Cádiz tienen un buen obispo que no es perfecto, ninguno lo es, y que se equivocará en ocasiones. Como todos. Lo grave en un obispo no es que se equivoque a veces. Nadie está libre de ello. Lo que le hace penoso es que se equivoque casi siempre o que sus equivocaciones sean muy graves. Ésta ciertamente no lo es.

Al cesado no le ha gustado nada quedarse sin el caramelo y protesta. Infantil pero comprensible. Se encontró con el juguete y llora cuando se lo quitan. Sin darse cuenta de que seguramente el que se lo hubieran dado fue pura generosidad episcopal. Que podía haber recaído en cualquier otro.

Ya respecto al obispo caben dos consideraciones. La primera es que se equivocó in eligendo. Evidentemente al tener que cesar a quien hace poco nombró. Y que, además, se le encarama a las barbas. Aunque monseñor Zornoza no las lleve. También está la escasa prudencia episcopal en no pocos nombramientos. que luego salen contestarios. Y no pocas veces inútiles. Personas que no eran nadie, absolutamente desconocidas, inmenso error sacarlas de ese desconocimiento, pasan a creerse algo, o muchísimo, y muerden el dedo que les designó. Recordemos la anécdota de Napoleón respecto a sus hermanos: Estos, que se creen que les estoy privando de la herencia del rey nuestro padre.

Monseñor Zornoza, en mi opinión buen obispo de Cádiz, con errores, como todos, ha ejercido un acto de autoridad episcopal. Por el rebote de quien lo ha sufrido creo que no se equivocó en el cese. Aunque se hubiera equivocado en el nombramiento. Sé que los obispos en no pocas ocasiones no tienen mucho donde elegir. Sobre todo en el presbiterio. Que son los que son. Pero entre los seglares hay muchísimas más opciones. Y si el obispo las desconoce es falta suya.

Hoy es dura la tarea episcopal. Aunque haya tantos que la sigan deseando. Pero no deberían los obispos esforzarse en complicarla con sus propios nombramientos.

Respecto a este caso de Cádiz en principio, y sin saber de él más que lo que dice la prensa, estoy con el obispo. Aunque haya dado, al parecer equivocadamente, lo que ahora quita. Lo que ciertamente le hace desmerecer. Porque se hubiera ahorrado lo segundo si no hubiera dado lo primero. Pero así como hay obispos que no llegan nunca también los tenemos precipitados. Tengo la impresión de que el gaditano no lo ha sido en el cese. En el nombramiento seguramente sí.     

 

 

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter