«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
en su homilía habla de los que son «privados de su derecho a nacer»

El nuevo Obispo de Palencia se compromete a luchar por todas las víctimas de abuso en la iglesia

El nuevo Obispo de Palencia, Mikel Garciandía. Europa Press.

El nuevo Obispo de Palencia, monseñor Mikel Garciandía, se ha comprometido este sábado a luchar por todas las víctimas de abuso en el seno de la Iglesia durante la ceremonia de su ordenación en la catedral. Garciandía ha llegado a la Seo palentina veinte minutos antes del acto donde ha sido recibido por el Cabildo de la catedral en la Puerta de Santa María.

Tras el saludo, este se ha dirigido a la Capilla del Sagrario para realizar una breve oración, tras la cual ha pasado a la Sacristía para revestirse. A las 11.00 horas ha dado inicio la procesión desde la Sacristía hacia el altar en la que el nuevo obispo ha estado acompañado del Sr. Nuncio Apostólico, monseñor Bernardito Auza, los obispos y arzobispos, canónigos, acompañantes, miembros de la Curia diocesana, el Obispo-Administrador Apostólico y los diáconos.

Tras dar comienzo a la celebración, el hasta entonces prelado de la Diócesis palentina, Don Manuel Herrero, ha tomado la palabra para dar la bienvenida a los representantes institucionales de la provincia de Palencia y de Navarra, y a la familia de Don Mikel Garciandía.

Cuando ha llegado el momento de la plegaria de ordenación el ordenante principal, moseñor Auza, le ha impuesto las manos, seguido por el resto de obispos. Tras la unción con el Santo Crisma y la entrega de evangelio y las insignias episcopales, Garciandía ha quedado desposado con el anillo episcopal, para dar paso a la entrega de la mitra y del báculo con el que ha quedado ordenado como Obispo de Palencia.

Garciandía ha alabado la «preciosa» Catedral que ha acogido el acto, mientras pedía no resignarse a «hacer, del arte, de las obras del pasado una especie de tanatorio» sino que sean «un verdadero paritorio», lugares «para despertar de la modorra cultural», y activar la búsqueda y el deseo de plenitud que toda persona lleva dentro.

«Me comprometo a luchar en favor de la vida humana, especialmente, de todas las víctimas de los abusos de cualquier tipo en el seno de la Iglesia y en nuestra sociedad, por los más necesitados, por los enfermos, por los ancianos, por los que serán privados de su derecho a nacer», ha subrayado durante su alocución.

.
Fondo newsletter