«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
El guionista critica a la madre teresa de calcuta

Quién es Bop Pop y por qué odia a las Misioneras de la Caridad

El escritor, guionista y crítico Bop Pop. Alberto Ortega / Europa Press.

Nadie es profeta en su tierra y por eso Bop Pop odia a Santa Teresa de Calcuta. En el programa Hoy por Hoy de Angels Barceló (la Ser), tiene Bop Pop una sección para murmurar. El espacio radiofónico se llama “Gente mal que hizo cosas bien” y la tarea de Roberto Enríquez Higueras —que así se llama el guionista— consiste en desentrañar la vida de personas buenas cuya bondad detestan en la Ser. El pasado lunes, para comenzar la semana con altura intelectual, Angels le preguntaba a Bop por alguien malvado “que hizo alguna cosa bien”. Y el guionista presentó a Santa Teresa de Calculta.

«¡Pero Bop!», exclamó Barceló entonces. ¡Cómo va a ser mala Santa Teresa de Calcuta! Y el guionista madrileño, en un sesudo análisis, tuvo que explicar entonces que Teresa de Calcuta parecía buena pero «era más mala que la quina». «Lo único bueno que hizo Teresa de Calcuta a lo largo de su vida fue parecer que era buena», apostilló. Unas declaraciones que Enríquez justificó con su distancia ideológica: la santa de Calcuta era mala por «toda su política, todo su credo». El Credo de Cristo y de miles de millones de personas.

Para más inri, añadió que «Santa Teresa se aprovechaba de la pobreza, impedía abortos, vendía niños…», aseveró Bop Pop. Siguiendo con su razonamiento, en el programa de Barceló declaró que la santa «era una chunga que reivindicaba el dolor y la pobreza ajena como una experiencia de llegar a Cristo, pero realmente trabajaba para el sistema, para el poder». Sin embargo, estas afirmaciones, que causaron revuelo en las redes sociales, no tienen tanto de ofensivo como de falso.

La Madre Teresa de Calcuta (1910-1997) fue una humilde mujer de etnia albanesa nacida en la actual Macedonia del Norte. Ni usted ni yo sabíamos que su nombre civil era Anjezë Gonxhe Bojaxhiu, porque la persona nunca importó. La religiosa fundó la congregación Misioneras de la Caridad y a ella dedicó toda su vida. Una vida al servicio de los «más pobres entre los pobres», como solía repetir.

Negada de sí, Teresa de Calcuta trajo al mundo lo contrario que Bop Pop: caridad para aquellos que la merecen. Si en la Ser hablan de gente mal que hizo cosas bien, Santa Teresa de Calcuta no dejó de buscar, por los suburbios de la India, a gente bien que hizo cosas mal. Gente valiosa cuyas vidas accidentadas merecen redención. Porque «en el corazón del hombre anida la bondad», solía repetir la santa.

Mientras que Bop Pop obtuvo, el pasado 28 de junio de 2021 —Día Internacional del Orgullo LGBTI— el «Reconocimiento Arcoíris», premio otorgado por el Ministerio de Igualdad y la Dirección General de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI (de manos de su amiga Irene Montero), la santa de Calcuta vio reconocida su labor, que fue la de muchas Misioneras de la Caridad, con el Premio Nobel de la Paz en 1979. Por no hablar de su rápido proceso de canonización. Fue llevada a los altares en una ceremonia celebrada por el papa Francisco el 4 de septiembre de 2016, menos de dos décadas después de su muerte.

Con casi 5000 misioneras repartidas por todo el mundo —tienen presencia en más de 130 países—, la famosa institución fundada por la Madre Teresa «no era más que un hospital primitivo, un lugar donde la gente moriría, un lugar donde la atención médica era escasa, casi inexistente», en palabras del escritor británico Christopher Eric Hitchens. Él, como Bop Pop, desconocen que muchas enfermedades son incurables, pero jamás incuidables.

Mientras que Bop Pop, desde Público, La Marea, El Diario.es, Mongolia y La Ser, ataca gente a la que envidia sin saberlo, la Madre Teresa de Calcuta vivió con los brazos abiertos. Entró donde nadie entraba y llegó a las periferias del mundo, donde ni hinduismo ni islamismo negaron su labor. Cuidó la vida de los demás, denunció las injusticias del mundo y sumó «una gota en el océano». Eso, frente a lo que digan en la Ser, es gente bien que hizo las cosas muy bien.

.
Fondo newsletter