«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Matamoros: ‘Iglesias sería un estupendo presidente de una república bananera’

Por Rosa Cuervas-Mons y Alejandro Josa

/em>

Madrileño y madridista, es uno de los rostros más controvertidos de la televisión. Su fina ironía en Sálvame desata filias y fobias por igual. Además de un nostálgico, él se define colérico y sentimental. Con un pie en la famosa isla de los supervivientes y con otro pendiente de las semifinales de la Champions, Kiko Matamoros recibe a Gaceta.es para convertirse en inaugurador de lujo del blog Teleprisión

-En su perfil de Twitter pone ‘ateo, republicano y madridista’. ¿Es así Kiko Matamoros?

Es una parte, sí. 

-¿Estamos a tiempo de cambiar alguna de las tres?

Lo de ateo no creo. Lo de republicano, depende de nuestros monarcas -el anterior no hizo muchos méritos para que deje de serlo- y lo de madridista, eso va a ser absolutamente imposible.   

-Puestos a elegir, ¿don Felipe o don Juan Carlos?

Felipe, porque no lo conozco. 

-Y de una república española… ¿sería un buen presidente Pablo Iglesias?

No. Pablo Iglesias sería un buen presidente de una república bananera. Sin duda. 

-No es usted entonces de Podemos

Yo no soy de Podemos, primero porque no sé ni qué es Podemos. El día que lo sepa… tampoco lo seré. 

-¿No lo sabe porque no lo han explicado ellos? 

No han tenido mucho interés en contar la verdad.

-¿Nos da un nombre de presidente de Gobierno ideal o el voto es secreto?

Te puedo decir a quién no voto, porque no voto desde el año 82. 

-¿Y este año tampoco hay nadie que le convenza?

No voy a votar; no me ilusiona ninguno, porque no hay un programa de verdad. Echo de menos un partido como fue en su momento el Partido Radical Italiano. 

-Si Kiko Matamoros fuera ministro de Interior, ¿qué tres medidas tomaría en España?

Es que el de Interior es el Ministerio que menos me gusta… Si fuera de Cultura, lo primero que haría sería bajar el IVA cultural; lo segundo favorecer de verdad, pero de verdad, la cultura, que no tiene nada que ver con las élites. Destinaría mi presupuesto a favorecer el desarrollo cultural del país, para favorecer el aprendizaje y el acceso a la cultura de las clases desfavorecidas. Y la tercera medida… proteger el patrimonio cultural, que ahora mismo no se hace.  

-¿Y de Interior, aunque no le guste?

El otro día vienen seis guardias civiles a notificarme una demanda. ¡Seis! Y me dicen, ‘es que como tenemos los coches rotos, y estamos asignados al juzgado, tenemos que movernos’. Crearía una Policía más eficaz, porque la de ahora no lo es y está infradotada.  

-Si hubiera sido deportista profesional, ¿de qué lo habría sido?

Me hubiera gustado mucho ser campeón de 100 metros, una prueba apasionante. 

-El famoso más simpático que ha conocido.

Conmigo y para mí, José Mari Manzanares hijo. 

-¿Y el que preferiría no haber conocido nunca?

Willy Toledo. Y Carlos Bardem, otro pedante…

-¿Cómo lleva Kiko Matamoros trabajar en Sálvame, el programa que acumula más quejas de los espectadores? ¿Hay espacio para la autocrítica o todo está bien hecho?

Claro que hay espacio para la autocrítica. Hacemos muchas cosas mal y Sálvame, muchas veces, es un narcótico social. Pero no hay mayor democracia que la del mando a distancia. Respecto a las quejas, muchas veces responden a intereses bastardos. A lo mejor alguna vez se ha traspasado una barrera, pero es que enfrente tienes a un cura que se enrolla con una feligresa y temas que nosotros no podríamos tratar… La verdad, no sé cuál es la vara de medir ni el criterio que sigue ese comité [Comité de Autorregulación] tan estricto. Yo creo que no lo saben ni ellos. 

/p>

-Su hija pequeña tiene 14 años. ¿Le dejaría ver Sálvame?

No. Pero tampoco me lo pide. Me he encargado de educarla de manera que tenga otras inquietudes. 

-Una vez, en Sálvame Deluxe, dijo que no se sentía orgulloso de trabajar allí. 

Yo ese día me sentí mal, porque creo que no se actuó correctamente. Como he dicho antes, a veces nos equivocamos, y el director también se equivoca. Pero no va más allá. Tuve la necesidad de decir públicamente eso y ahí se quedó. 

-¿Qué no compensa de la televisión?

Hay muchas cosas de la televisión que lastran tu vida, pero a ninguno nos han obligado a ir allí. Yo lo que no entiendo es al que se queja, ‘¡qué vida, no me dejan vivir!’ Chico, pues vete a casa, hazte fresador, farmacéutico… yo qué se. Pero si estás ahí es porque lo eliges tú, y si lo eliges, lo eliges con todas las consecuencias. ¿Hay cosas molestas? Muchas. ¿Condiciona tu vida en la calle? También. Pero bueno, es el IVA que hay que pagar. 

-¿Quién le cae mejor de sus compañeros de Sálvame?

Kiko Hernández, es con quien tengo más empatía. 

-¿Y quién le caer peor?

La independentista de Karmele. Lo tiene todo para no quererla. 

-¿Le molesta el independentismo?

Me parece de paletos. Me parece algo que es absolutamente anacrónico, económicamente no tiene nada positivo y en lo social… ya me dirás. 

-Supervivientes. ¿Va o no va?

(Se ríe) Se ha publicado que voy, pero todavía sigo aquí.  

-¿Cómo lleva su faceta de contertulio deportivo en Punto Pelota?

Encantado. Es un tema que me apasiona y que no es nuevo para mí, porque ya he participado en más programas de este tipo. Me divierte mucho, me encanta hablar de fútbol, hay muy buen ambiente en el equipo de trabajo…

-¿Así que le gusta trabajar en Intereconomía, que tantas críticas ha recibido por parte, por ejemplo, de Telecinco?

Si tuviera algún problema no estaría aquí trabajando, pero no tengo ninguna queja. Y en el terreno ideológico, creo que es todo absolutamente respetable dentro de los límites democráticos. Lo contrario, no tolerar que otro piense distinto, sería lo anormal, lo antidemocrático. 

-Llega un marciano a España y le tiene que explicar en tres minutos quién es Kiko Matamoros…

Imposible. (Se ríe) Le diría que soy un monigote televisivo, que me dedico al entretenimiento y que afortunadamente la vida me ha puesto en ese camino. Y que me gustan mucho las mujeres, los coches… Y le diría, sobre todo, que soy un ser atípico, a ver si se va a creer el marciano que aquí somos todos iguales.  

-¿Hay algo que no le hayan preguntado nunca y que le gustaría contestar?

Hay cosas que no me han preguntado y que no me gustaría contestar. Que quiera contestar, creo que no me queda ninguna.

 

Y ahora… Kiko Matamoros, ante el cuestionario de Gaceta.es

-Si el mundo acaba mañana… ¿qué haría hoy?

Dar un beso a la gente que quiero, buscarla para darle un beso, como haríamos todos. Eso sería la parte emocional. La otra… pegarme un fiestón, que me cogiera de fiesta. 

-Defínase en tres palabras.

Colérico, sentimental, y determinista. 

-¿Y cómo lo haría su familia?

Eso depende mucho del miembro de mi familia…. ¿Mi mujer?

-Sí, ¿cómo le definiría Makoke?

Diría que soy muy gruñón, bueno y supongo que obsesivo. 

-¿Cuál es su estado mental más común?

El nostálgico.  

-¿Es el graciosillo del grupo, el responsable o el bailón?

Un poco de todo. Según me pille. Soy bailón si me apetece, graciosillo si me apetece y responsable si me apetece, las menos…

-Si pudiera trasladarse en una máquina del tiempo a otra época, ¿quién querría ser?

Jesse Owens [James Cleveland ‘Jesse’ Owens fue un popular atleta estadounidense de origen afroamericano que participó en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936, donde consiguió fama internacional al lograr cuatro medallas de oro, una de ellas en 100 metros lisos]. 

-Personaje de ficción favorito.

Hay un personaje que me parece enternecedor y me encanta. El [Marcello] Mastroianni de Una jornada particular. Me llega. [Marcello Mastroianni interpreta a Gabriele, un locutor de radio). 

-Animal de compañía.

El dogo. 

-Su casa está en llamas, y sólo tiene tiempo para sacar a su perro o al picasso que cuelga en el salón.

Saco al perro. El picasso, además, sería falso. 

-Lugar preferido de España y de fuera.

De España hay muchos rincones que me encantan, pero si tuviera que elegir, me quedo con Madrid. De fuera, Roma. 

-Tres cosas que se llevaría a una isla desierta.

Un machete; un buen libro y una cuerda por si las cosas se tuercen. 

-Lo que más vergüenza le ha causado.

¿Puedo decir la verdad?

-Sí, por favor

El primer gatillazo que tuve. 

-Si pudiera llamarse por teléfono a usted mismo cuando tenía 18 años, ¿qué
se diría?

¿Cómo puedes ser tan tonto?

-¿Qué está leyendo ahora?

Ninguna novela, porque tengo demasiado estrés. Cuando tengo un rato, la poesía de Houellebecq y de Leopoldo Panero, pero hay que espaciarlos, porque si no acaban con uno.  

-Película y libro que más le han marcado.

Una jornada particular y Cien años de soledad

-¿Quién influyó más en usted?, ¿su padre o su madre?

Negativamente mi padre; positivamente mi madre. 

-¿Cuál es su asignatura pendiente?

Derecho Penal II. 

-Si fuera un dictador, ¿pediría uvas a las tres de la mañana o mandaría una tropa a la guerra por estar enfadado?

Sería más de pedir algo a las tres de la mañana, pero no serían uvas. 

-Digamos que le quedan cinco minutos de vida, ¿preferiría que hubiera Dios o que no?

Que no, porque yo lo tendría fatal.

 

Más caras conocidas en el cuestionario de Gaceta.es

TEMAS |
.
Fondo newsletter