«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Lo Pelat, un contra-modelo político

En tiempos de la II República (1931) unos catalanes de apellidos como Serrahima, Thió o Romeva fundaron un partido “carlí” (en catalán carlista). Se abrieron camino con su tradicionalismo añadiéndole el adjetivo católico. “Gent de misa” como popularmente se referían a ellos los mordaces  periódicos catalanes de los treinta. Se les sumaron personajes que, con el tiempo,  se convertirían en emblemáticos de Unió Democràtica, como Carrasco i Formiguera, víctima del franquismo. Unió se opuso con todas sus fuerzas a los pronunciamientos separatistas de Lluís Companys, abogado de los grandes enemigos de Unió: la CNT. Bueno, la CNT en las ciudades y Esquerra y sus “comandos pardos” en los campos. Muchos militantes de Unió, gente de Misa, perdió la vida en las cunetas del Priorato o del Maresme a manos de los pocos conocidos comandos pardos. Su pecado era ir a la iglesia.

Cuando recuperamos nuestras libertades democráticas Unió fue desempolvada. No sabían dónde posicionarse: eran catalanistas, católicos y lo de carlistas mudo en monárquicos, a secas. Pulularon en la transición por la UCD (de ahí viene Sánchez Llibre) pero los misaires mandaban: Miquel Coll Alentorn, Joan Baptista Roca, Joaquim Xicoy, Joan Rigol… Ellos se sumaron al vagón de cola del tren de Pujol, Convergencia Democràtica.

/p>

Duran llegó y arrasó. Era joven y audaz y la fortuna ayuda a los audaces. Al senado democristiano les parecía un “beatle sin pelo”, pero Josep Antoni los acorraló, primero y los sacó de la pista después. “Es que le gustan las discotecas” me dijo de él uno de los ancianos democristianos que mandaba en el partido. Pero Duran traía el dinero que hacía posible Unió. La clave fue sacarle a Pujol un 25% de cuota de cargos por nada. Nada es lo que significaba Unió en aportación a CiU en aquellos momentos. Luego Duran blindó su partido con competencias con presupuesto: Trabajo, Justicia. Poder influencia y dinero, lo demostró el caso Pallerols.

El joven Duran se convirtió, en poco tiempo en “Lo Pelat” una especie de depredador femenino, con gustos caros. Lo revelan las facturas de Fidel Pallerols (el paganini de la fiesta): coñacs VSOP en el Georges V de París, Veuve Clicquot en el Jean-Luc Figueras, gabardinas de “Aramis”, etc. Y mademoiselles traídas de Paris (una curiosamente llamada Corpus). Los intentos fracasados, como Judith Mascó o la nuera de Suqué,  hicieron más ruido que los exitosos, puertas adentro del partido. Tanto era así,  que su cuñada me reveló que tuvo de dejar una multinacional para hacer de “carabina” de Josep Antoni, en la sede de Unió. Un burlador del Eixample,  digno de la frase: “Cristiano hasta la cintura y demócrata de ahí para abajo”. 

Su gran mérito tiene que ver  con el engaño de presentarse como “la gran esperanza blanca” en el Madrid de los hermanos Anson capaces de hacer a Pujol “Español del año” (¡menudo ojo¡) y no perderse una “mani” independentista en Barcelona, aunque sea con muletas. .Ahora no quiere participar en el la operación 9-N; por eso quiere “ponerse en valor” antes e intentar la “puerta giratoria”.

TEMAS |
.
Fondo newsletter