«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

¿Qué se esconde tras las manías de su perro?

Es innegable que todos tenemos manías, entonces, ¿por qué no iba a tenerlas nuestro perro? Algunas de sus costumbres son de lo más graciosas, otras no tanto pero forman parte de su encanto. Y, por qué negarlo, estas pequeñas manías inexplicables que a veces nos sacan de quicio siempre nos acaban desarmando con una sonrisa y el pensamiento de “¿en qué estará pensando?”.

Desde SantéVet –la compañía líder en Francia y Bélgica de seguros veterinarios para mascotas- explican el porqué de las manías de su mascota para que pueda –o al menos intente– ponerse en su piel la próxima vez que lo vea perseguirse la cola o hacer alguna de las suyas. ¡Tome nota de estas cinco curiosidades!

1. Cuando huele el “acto del crimen”…

Lo único que quiere es saber si algún otro perro ha hecho sus necesidades en el mismo sitio para intentar hacerlo en algún lugar donde no lo haya hecho ningún otro, marcar territorio y dejar “huella”.

2. Cuando cava en el sitio donde va a dormir…

Está siguiendo un ritual que se remonta a sus antepasados. Antes de acostarse los perros cazaban todas aquellas ratas o roedores que pudieran molestarlos durante la noche, de ahí que su perro también cave antes de acostarse. Pero, ¡ojo! A veces tan sólo lo hacen por pura comodidad.

3. Cuando se revuelca donde no debe…

Lo hace para camuflar su olor con el del entorno y así pasar desapercibido para sus enemigos. Es un arma de defensa, así que no se moleste con él cuando vea que recién duchado se acerca al barro.

4. Cuando se persigue la cola… 

Se muere de ganas de llamar su atención para que juegue con él y lo mime un poco. Sin embargo, si nota que lo hace varias veces al día es posible que el asunto cobre otra dimensión y que se trate de un trastorno obsesivo-compulsivo que debe ser tratado.

5. Cuando se pasa el día cavando hoyos…

Si pudiera hablar, seguramente le diría algo así como “¡es mío!”. Tan sólo quiere enterrar sus huesos o comida para que nadie se lo quite.

Ahora que le hemos ayudado a descifrar algunas de las manías más comunes entre los perros, la próxima vez que su compañero haga de las suyas disfrute de sus travesuras y recuerde que, en el fondo, son esas pequeñas cosas las que hacen que sea uno más de la familia.

Leer más…

¿Y si se atraganta? Maniobra de Heimlich para perros

La Comunidad de Madrid contará con perros para hacer terapias en residencias

La entrañable reacción de dos perros ante la bronca de su dueño

TEMAS |
.
Fondo newsletter