'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
AÚN ASÍ REGISTRÓ UNA BAJÍSIMA PARTICIPACIÓN

Transporte masivo de personas a los colegios electorales, coacciones para votar… las irregularidades en la consulta de ‘revocación’ promovida por AMLO

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Europa Press

Los mexicanos tuvieron que pagar 1.700 millones de pesos (78 millones de euros) del presupuesto del Instituto Nacional Electoral (INE), para que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) cumpliera su capricho de hacer una consulta para la “revocación de mandato” que a todas luces es una estrategia para hacerse propaganda y para instrumentar un artificio para, en 2024, buscar perpetuarse en el poder.

Pese a todo, el propio presidente fue a su urna y anuló su voto, escribiendo en la boleta: “Viva Zapata”.

Así fue la falta de seriedad ante una “consulta” que de todos modos sólo sirvió para desplegar una propaganda exagerada a nivel nacional con pósters y anuncios espectaculares, como si se tratara de una nueva campaña presidencial, equivalente a la del 2018, cuando AMLO ganó las elecciones.

Como sea, hubo poca afluencia de la ciudadanía, advertida por voces críticas y lúcidas de la sociedad de que si el propio presidente era el principal interesado en una “revocación” de su mandato, se trataba de una trampa.

A ningún presidente le interesa su propia revocación, para acabar con su propio mandato. Por lo que estaba claro que las intenciones de este ejercicio eran otras: de publicidad y de ir introduciendo una herramienta que se podría aplicar en 2023 y, sobre todo en 2024, para competir o incluso buscar anular las elecciones presidenciales verdaderas, con el fin de prolongar el mandato de AMLO.

También se trató de una estrategia para golpear al INE, al que se acusó de no organizar bien la consulta, o de no promocionarla lo suficiente. La intención detrás de estos ataques es desgastar a casi la última de las instituciones democráticas que hay en México, para pronto tratar de remplazar a todos los consejeros y poner unos “a modo”.

AMLO aún tiene tiempo para tratar de sentar los antecedentes legales desde el poder judicial, que a todas vistas ya domina, y que los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) puedan establecer una hermenéutica de la Constitución que permita de alguna manera burlar las elecciones del 2024.

El 10 de abril de 2022 ocurrieron en México una larga serie de irregularidades que ponen en evidencia la absoluta falta de respecto a la ley, por parte de integrantes de Morena (Movimiento de Regeneración Popular), el partido afiliado al Foro de Sao Paulo fundado por AMLO.

Por ejemplo, el líder de tal organización, Mario Delgado, invitaba a quienes no tenían cómo asistir a votar, a ir con él, ofreciéndoles transporte; lo cual es una violación a la ley vigente.

El senador Emilio Álvarez Icaza, posteó lo siguiente: “Lo que hace @mario_delgado, es delito electoral, que ya es delito grave. Son una vergüenza. El Artículo 7, fracción X de la Ley General en Materia de Delitos Electorales dice: “Artículo 7. Se impondrán de cincuenta a cien días multa y prisión de seis meses a tres años, a quien: Organice la reunión o el transporte de votantes el día de la jornada electoral, con la finalidad de influir en el sentido del voto.” Uno más de una cadena delictiva de servidores públicos y militantes de #Morena. Así están de desesperados para tratar de inflar su farsa”.

Acompañó su denuncia en Twitter con una foto de Mario Delgado, quien sonriente se ve con una camioneta que dice: “¿Quieres votar? Yo te llevo”.

La revista Zeta, de Tijuana, reportó con video en sus redes sociales los “acarreos” (es decir, gente siendo transportada ex profeso para votar): “#RevocaciónDeMandato Durante la jornada en #Mexicali se han registrado acarreos en diversas casillas, como en la colonia Villas del Campo, al Oriente de la ciudad, donde se captó una camioneta trasladando a varias personas a sus casillas”.

El analista político José Antonio Crespo, relata cómo coaccionar a los trabajadores del Gobierno para ir a votar de forma obligada: “Me encuentro en mi casilla a un vecino votando. Después me dice que él no hubiera querido votar pero que en su trabajo (en el gobierno federal), les obligaron, y tiene que mostrar mañana su credencial perforada como prueba de que asistió. Este ejercicio merece ser anulado”.

La periodista Leticia Robles, de Excélsior, tuiteó: “Yo viví el México en que el viejo PRI acarreaba votantes. En las elecciones de 1992 en Michoacán reporteros seguimos camionetas para ver dónde recogían a los votantes. Jamás hubiera imaginado entonces que 30 años después un líder partidista NO priista presumiera el acarreo”.

El presidente del INE, Lorenzo Córdoba, consultado sobre la gravedad de que Morena se diera a la tarea de estar transportando personas para que voten, dijo: «Es un delito y es un delito grave».

El medio Latinus, reportó también acarreos a la casilla donde votó AMLO: Desde fuera de la casilla donde votó AMLO organizan acarreo de personas para la consulta: «Ya que empiecen a movilizar a la gente».

Hugo Reynoso tuiteó fotografías con decenas de camiones que tendrían el logotipo de Morena en los que habrían sido llevados ciudadanos a votar de forma corporativa.

La noche del domingo en Twitter estuvo en primer lugar de las tendencias en México la palabra “Fracaso”, con 34 mil tuits, y “Ridículo”, con 35 600 tuits, ambos aludiendo, por supuesto, a la baja afluencia que registró la consulta de AMLO.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter