Alejandro Muñante, congresista peruano: ‘La admisión de la vacancia es imprescindible. Pedro Castillo debe ir al parlamento a responder’

Insiste en llevar adelante la iniciativa de vacancia
El congresista Alejandro Muñante insiste en la necesidad de llevar a debate la posible vacancia de Pedro Castillo. Foto: Prensa Alejandro Muñante

La oposición en el Congreso peruano presentó el pasado jueves una moción de vacancia presidencial por incapacidad moral permanente contra el comunista Pedro Castillo, que desgobierna el Perú desde el pasado 28 de julio, cuando asumió la jefatura de Estado tras una polarizada y cuestionada segunda vuelta electoral.

La iniciativa, anunciada por la vicepresidenta del Congreso, Patricia Chirinos, fue respaldada por las bancadas legislativas de Avanza País, Renovación Popular y Fuerza Popular, todas en el espectro de la centroderecha y la derecha.

Si bien la mayoría de bancadas se mostraron en su momento en contra de la moción, los últimos escándalos que han sacudido al gobierno comunista indican que Castillo va debilitándose aceleradamente –un 65% desaprueba su gestión según últimos sondeos-, e incluso sus aliados más próximos, como el movimiento izquierdista Nuevo Perú, cuestionan su desempeño.

Las reuniones extraoficiales que habría tenido Pedro Castillo en su casa con empresarios y funcionarios del gobierno -que vulnerarían la ley de transparencia, la ley de gestión de intereses y la norma de declaración de conflictos de intereses-, podrían convencer a parlamentarios de otras agrupaciones a votar a favor de la vacancia presidencial, que necesita de 52 votos para que sea admitida a debate y de 87 para que se concrete.

Algunas bancadas ya se pronunciaron sobre el tema y pidieron que se investigue las reuniones clandestinas del mandatario, como la de Alianza para el Progreso (APP), que a través de un comunicado exigió la inmediata intervención de la Fiscalía “sobre la naturaleza y contenido” de las reuniones que el presidente Castillo sostuvo en su domicilio en el distrito de Breña, lugar donde ya había despachado durante su candidatura y los primeros días de su mandato, y debió abandonar luego que la Contraloría General de la República advirtiera que el presidente habría estado vulnerando la ley que regula la gestión de intereses en la administración pública, y con ello principios básicos de transparencia.

“La Bancada APP exige inmediata intervención de la fiscalía sobre la naturaleza y contenido de reuniones del Presidente Castillo en vivienda de Breña. Reuniones fuera de palacio solo generan incertidumbre y sospechas de decisiones deshonestas. ¡Exigimos transparencia!”, comunicaron en redes sociales.

Ante la incertidumbre política que tambalea al Perú y ralentiza tanto su recuperación económica como la lucha contra la pandemia del covid-19, conversamos con el congresista Alejandro Muñante, vocero alterno de Renovación Popular, una de las bancadas que han respaldado la moción de vacancia presidencial; y cuyo líder, el excandidato presidencial Rafael López Aliaga, es uno de los principales opositores al contubernio comunista que viene socavando la democracia peruana.

Las encuestas juegan en contra de Pedro Castillo y la oposición sigue marchando por las calles de Lima y otras ciudades del Perú exigiendo la vacancia presidencial. Sin embargo, ninguna de estas genera un punto de quiebre suficiente para que el gobierno de Perú Libre sienta que ha perdido el timonel y se ha quedado solo. ¿Qué le falta a la oposición ciudadana para que de verdad se haga sentir su rechazo a Castillo y su camarilla?

Yo creo que lo que falta es constancia, que este tipo de actividades sean permanentes. La población debe seguir saliendo a las calles a manifestarse de manera pacífica. Hay quienes asumen que para salir a protestar tiene que haber destrozos, enfrentamientos, no es así. La marcha del sábado es un ejemplo de lo que tiene ser una marcha pacífica.

Hay quienes critican que falta contundencia, y eso se va a ir consiguiendo conforme se vaya sumando más gente. Si se logra una asistencia multitudinaria, prácticamente se puede paralizar Lima y eso tendría un impacto grande. Pero para eso se necesita constancia, no es algo de un solo día.

Las personas que ocupan actualmente el Gobierno van a comenzar a entender que esta es una manifestación de un gran sector de la población que quiere ser oída cuando vean que es algo constante. Es cierto que no todos disponen del tiempo necesario para participar permanentemente, pero debemos entender que en esta coyuntura se está jugando el futuro del país, de nuestros jóvenes, de nuestros emprendedores.

Todo esto amerita una manifestación constante, y ojalá que lo ocurrido este sábado sea el inicio de manifestaciones mayores. La calle tiene que hablar, y necesitamos que se involucren todos los sectores, esta no es solo una lucha de la derecha, sino de todos los que vemos en este gobierno comunista una amenaza para la paz y prosperidad de nuestras familias y nuestra patria. Necesitamos que se involucren todos los sectores que quieren sacar al Perú adelante.

Solo han firmado 28 congresistas la moción de vacancia presidencial propuesta por Patricia Chirinos de Avanza País. ¿Los demás parlamentarios que conforman las bancadas que han respaldado esta iniciativa no han querido sumarse?

Se necesitaban 26 firmas para presentar la moción y firmaron 28. Se presentó con el número de firmas necesarias y estamos seguros que las tres bancadas que respaldan esta iniciativa si van a votar de manera colegiada. Nosotros contamos 43 votos, 9 de Renovación Popular, 10 de Avanza País, 24 de Fuerza Popular. Y también contamos 2 votos más de parte de Alianza para el Progreso, que vendrían a ser la congresista Gladys Echaíz y el congresista Roberto Chiabra. Con ellos tenemos 45.

La prensa dice que nos faltan 7 votos que permitan la admisión del debate, y esto significa que el Congreso le pone fecha al presidente para que se presente al Pleno para responder los cuestionamientos.

Ya logramos el primer paso, las 26 firmas para la presentación de la moción. El 7 de diciembre está programado el voto de la admisión, y ahí necesitamos llegar a los 52 votos. Nos faltan 7 votos, y espero que los congresistas tomen conciencia de la situación que vivimos, den un voto reflexivo, y más allá de si estén o no estén de acuerdo de fondo con la vacancia, voten para que el presidente Castillo se presente al Congreso a dar cuenta de su gestión.

Algunos analistas políticos consideran que esta iniciativa es una pérdida de tiempo porque la oposición, más allá de los votos de las tres bancadas de derecha, no cuenta con el respaldo de otras agrupaciones para destituir a Castillo del cargo; por lo tanto, la moción de vacancia presidencial no es más que un saludo a la bandera. ¿Qué opina de esta postura?

Yo creo que lograr que el presidente Castillo rompa su silencio cómplice con este desgobierno que el mismo está generando ya es un triunfo, al menos momentáneo, porque ya sabemos que el presidente Castillo no da entrevistas a ningún medio y solo tuitea cuando se le da la gana.

Lograr esos 52 votos ya es un paso importante. Ahora, no hay que descartar que esos 87 votos finales que se necesitan para destituirlo del cargo no se vayan a conseguir. Puede que la coyuntura le juegue en contra al presidente Castillo, que se descubra algo que lo comprometa. Las denuncias periodísticas que apuntan a que Castillo estaría despachando clandestinamente con empresarios y altos funcionarios en su casa de Breña, o que el señor Bruno Pacheco, exsecretario del Despacho Presidencial al que se le encontraron 20 mil dólares escondidos en el baño, se acoja a la colaboración eficaz, terminarían inclinando la balanza en contra del presidente Castillo, convenciendo a más congresistas a que voten a favor de la vacancia.

Cualquier cosa puede pasar en una situación de incertidumbre política como la que vivimos actualmente en el Perú. No podemos descartar nada. La falta de transparencia es el principio de toda corrupción. La admisión de la vacancia es imprescindible, existen hoy más motivos que nunca para que el presidente Castillo vaya al Congreso a responder.

Como abogado de profesión que es, ¿cuál es su lectura sobre este destape periodístico?

Podría haber ciertos contubernios maliciosos, cuasi delictivos en caso de comprobarse algún favor político que se haya concretado en algún voto o norma que se haya aprobado; por ejemplo, alguna concesión que se haya brindado a una de estas personas con las que el presidente Castillo se ha reunido de forma clandestina. Habría ahí tráfico de influencias, patrocinio ilegal. Además de clandestinas, son una infracción abierta a la Constitución. La primera función que tiene el Presidente de la República es cumplir y hacer cumplir la Constitución, las leyes y los tratados. Y la ley de gestión de intereses en el ejercicio de la gestión pública claramente señala que el Presidente de la República y las autoridades públicas deben despachar en las instalaciones que han sido establecidas. El presidente Castillo desde el día uno de su gestión ha venido, de manera sistemática, infringiendo la Constitución y avalando conductas deshonrosas.

La prensa ligada al sector de la izquierda progre, que funge como “escudera de Castillo”, asegura que la derecha necesitaría sí o sí de los votos de la bancada oficialista para lograr destituirlo, evidenciando de esta manera que “los extremos se encuentran”. De ser necesarios los votos de Perú Libre para vacar al presidente Castillo, ¿ustedes los aceptarían?

Nosotros hemos presentado la moción de vacancia presidencial para que sea votada independientemente de la ideología de los congresistas. Votarán aquellos que consideren que el Perú sufre un desgobierno. Más allá de los intereses particulares, lo importante es librar al Perú de un gobierno incapaz e inmoral. Bienvenidos quienes quieran sumarse a esta iniciativa. Ya después veremos las otras cuestiones que hay que discutir con esos congresistas, una batalla a la vez. Hoy la agenda es la vacancia, nosotros apelamos a un voto consciente y responsable.

¿Han previsto que en un eventual escenario de vacancia podría darse una respuesta violenta de parte de los socios de Castillo, en una rima aun más peligrosa que las marchas contra el expresidente Manuel Merino en noviembre de 2020?

Es posible que se dé un escenario de malestar e incertidumbre, pero no sé si de la misma magnitud que en noviembre de 2020. Cuando se dieron las marchas contra el señor Merino, se unieron los partidos de izquierda, la gran prensa y algunas empresas privadas que apoyaron directa o indirectamente a las movilizaciones.

El escenario ahora es distinto. Vizcarra gozaba de mucha popularidad. Ahora la gente está descontenta, el respaldo a Castillo está cayendo estrepitosamente en las encuestas. Un gran sector de la gran prensa no lo quiere, muchos sectores políticos tampoco. Van a darse manifestaciones, pero no creo que sean masivas ni graves. No es algo que nos preocupe de sobremanera.

El último informe de opinión del Instituto de Estudios Peruanos evidencia que, si bien el respaldo a la gestión de Castillo se ha desplomado y su desaprobación está en 65%, un gran sector de la población no respalda la vacancia presidencial. ¿Qué factor sería decisivo para convencer a la ciudadanía que Castillo debe ser removido del cargo por el Congreso?

La mayoría de la población está de acuerdo con que vivimos un desgobierno, que la situación política está grave, pero no la relacionan con la vacancia. Castillo ha demostrado en cuatro meses que su línea ideológica y plan de gobierno tiene como destino llevarnos al barranco, al abismo, y no vamos a poder librarnos de este mal gobierno si es que no quitamos a la cabeza que lo conduce.

La aprobación a la vacancia va a seguir en aumento conforme pasen los días y sigan destapándose mayores casos de corrupción e incompetencia de parte de este gobierno. La población debe entender que el mayor problema del Perú en este momento es Pedro Castillo, no sus ministros o asesores.

Pedro Castillo es un hombre incapaz para gobernar. La grave crisis económica y sanitaria que atraviesa el Perú requiere de una buena gestión pública y Pedro Castillo no es garantía de un buen gobierno.

Deja una respuesta