El candidato correísta Arauz: 14 años alimentándose de los impuestos de los ecuatorianos

Y FUNCIONARIO DE MORENO HASTA 2020
Foto: EuropaPress y Facebook Foto: EuropaPress y Facebook

A toda costa el candidato presidencial Andrés Arauz intenta desvincularse del gobierno de Lenín Moreno, quien fue el primer vicepresidente de Rafael Correa. No obstante, la evidencia muestra que Arauz fue funcionario público hasta que la pandemia del coronavirus causó tales estragos en la economía del país que tuvo que ser despedido. Es decir, fue parte de la gestión de Moreno.

De hecho, Arauz se ha desempeñado en la función pública por los últimos 14 años. No ha generado recursos para el país, al no trabajar en el sector productivo, sino que se ha alimentado de los impuestos de los ciudadanos por cerca de tres lustros.

En su defensa Arauz dijo a través de Twitter que ganó el puesto en el 2006 por mérito. No obstante, no tenía experiencia previa. Es más, pasó buena parte de su cargo estudiando bajo licencia.

Lo que más indignación ha causado es la cantidad de dinero que recibió como indemnización, algo que muchos han llamado “la compra de su despido”.

Arauz recibió 27.583 dólares a cambio de su desvinculación, como parte de los recortes que se hicieron dentro del Estado por causa de la paralización económica que causó la pandemia del coronavirus.

En total, el monto corresponde a 12 años y seis meses de trabajo, de los cuales pasó 10 años de licencia desde su nombramiento el 30 de octubre del 2007.

Así lo detalla un informe técnico del Banco Central del 8 de mayo del 2020 y firmado por el director de talento humano del organismo.

Paradójicamente Arauz alega que él sí quería seguir trabajando en el Estado, por la estabilidad laboral que brinda y lamenta públicamente haber sido desvinculado luego de tres años de gobierno de Moreno.

Por un lado, el candidato izquierdista dice que quería seguir en el Banco Central pero “los banqueros” lo impidieron, y por otro lado pretende desvincularse a toda costa del gobierno de Moreno, quien fue el candidato que llegó al poder bajo el ala de Correa, lo mismo que pretende hacer Arauz.

Desde la sátira, el caricaturista conocido como Bonil, quien fue duramente acosado por el régimen de Correa por ser crítico de este, dibujó a Arauz como un “pipón”, llamado así por la dimensión de su vientre, producto de alimentarse de los impuestos de los ciudadanos.

Mientras tanto, a modo de campaña sucia, pretendiendo vincular al candidato opositor Guillermo Lasso a la gestión del presidente Moreno (que perdió la facultad de caminar), la campaña de Arauz muestra a Lasso empujando la silla de ruedas del mandatario, como si este estuviese al mando, lo cual ha sido ampliamente rechazado por la población al tratarse de una burla contra una persona discapacitada.

Este domingo 11 de abril los ecuatorianos podrán decidir si siguen por ese camino o si optan por el cambio.

Deja una respuesta