El comunismo boliviano acumula derrotas con la errática gestión de Arce y Morales

incluso en foros afines al socialismo del siglo xxi
Bolivia. Luis Arce junto a Evo Morales. Luis Arce junto a Evo Morales.

El socialismo boliviano acumula tal cantidad de derrotas en solamente un año desde su retorno al poder, que no han tenido mayor reparo en sumar otra en el territorio amigo internacional.

Excluida de la Cumbre por la Democracia

Aunque no fue motivo de sorpresa, Estados Unidos excluyó a Bolivia (junto a Cuba, Venezuela, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala) de la Cumbre de la Democracia en la que participaron de manera virtual 110 países el 9 y 10 de diciembre. 

Entre los motivos de la exclusión se encontraría la detención preventiva ilegal de la expresidenta Jeanine Áñez, acusada de formar parte del supuesto “golpe de Estado” contra Morales en 2019. Añez guarda prisión desde el 13 de marzo y se encuentra encerrada en la cárcel de Miraflores, La Paz, pese que la Fiscalía todavía no ha demostrado su culpabilidad. Recientemente, su hija, Carolina Ribera, ha denunciado nuevos hechos de agravio y hostigamiento contra la ex mandataria. 

Entre otros aspectos, la Cumbre decidió disponer de $424 millones para proyectos de periodismo y el fomento de elecciones libres, lo cual fue interpretado como un mecanismo de financiamiento de grupos opositores a regímenes como el de Arce en la región.

Lo curioso es que otros gobiernos de la región que integran el Socialismo del Siglo XXI o el Grupo de Puebla, acudieron al encuentro convocado por Estados Unidos, como Argentina, México y Perú.

Fracaso de Evo Morales con Perú y Runasur

Otro fracaso del régimen de Arce, Morales y el Movimiento al Socialismo (MAS), sucedió también con la suspensión de la reunión de Runasur en la ciudad de Cuzco, Perú.

Runasur es un proyecto impulsado a iniciativa de Evo Morales, y destinado a fortalecer la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). De esta manera se fundaría así una “América Plurinacional para dejar de lado a los estados, su respectiva soberanía e independencia y, desde luego, los regímenes democráticos existentes”.

El evento que tenía que llevarse a cabo para el 20 y 21 de diciembre fue suspendido luego de que Morales fue declarado persona non grata por el Legislativo peruano, aunque Vladimir Cerrón y sus organizadores afirman que fue por cautela sanitaria ante el incremento de casos en la cuarta ola de Covid-19.

Para Carlos Espá, periodista y conductor del programa periodístico Cuarto Poder en Perú, el motivo por el que Evo Morales busca relaciones cada vez más estrechas con el gobierno de Pedro Castillo, es “porque ambiciona convertir al Perú en una extensión de su feudo altiplánico, porque pretende adiestrar al Perú sobre cómo explotar el gas natural, el litio y el uranio”. Además agregó que Morales “es experto en agudizar las contradicciones, activar organizaciones sociales, en organizar desórdenes callejeros”.

Pero además Espá afirma que Morales no alcanzará su objetivo, pues “ya fracasó antes en su afiebrado proyecto para que China construya un ferrocarril bioceánico que conecte Brasil, Perú y Bolivia a un costo estimado de $15.000 millones, obra que, además, causaría una hecatombe ambiental en la Amazonía”.

Fracaso en la nueva reunión del ALBA

Por si fuera poco hasta aquí, el comunismo boliviano ha fracasado también en la última cumbre de la XX Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA-TCP), este pasado 13 de diciembre en La Habana, Cuba.

En la Cumbre estuvieron reunidos Miguel Díaz-Canel (Cuba), Nicolás Maduro (Venezuela), Luis Arce (Bolivia), Daniel Ortega (Nicaragua), y Ralph Gonsalves (San Vicente y Granadinas), entre otros, para celebrar el 17 aniversario de la organización y coordinar políticas para 2022.

Arce Catacora asistió llevando 20 toneladas de ayuda en “alimentos y medicinas”. Al iniciar la Cumbre, Arce pidió disculpas a Cuba y Venezuela “por los abusos, atropellos y vulneraciones a derechos a las que fueron sometidas las delegaciones oficiales de Venezuela y Cuba en nuestro país”, refiriéndose a las medidas tomadas al respecto por el gobierno de la expresidenta Áñez.

Más tarde en el evento, Maduro pidió a Arce Catacora que elabore un “plan integral” para los integrantes del Alba, que incluya la implantación de un banco propio, una moneda virtual común, y una instancia de distribución de hidrocarburos, pero el Banco del Alba, el sucre y Petrocaribe no son proyectos nuevos del ALBA-TCP, y ya fracasaron antes.

Igualmente, incluso la ciudadela destinada a ser la sede de Unasur en la localidad de San Benito, Cochabamba, que requirió de $62 millones y cuatro años de construcción, nunca funcionó y se encuentra abandonada desde hace años. Fue por eso que, Morales, cuando todavía era presidente, incluso ofreció el edificio principal como salón de eventos sociales, como la celebración de fiestas de bodas y graduaciones escolares.

Sobre los encargos de Maduro, Arce sostuvo: “Lo primero que hay que hacer es relevar información sobre todos los países del ALBA, de la situación concreta que están atravesando y en función de eso determinar las necesidades prioritarias”.

Y luego agregó: “Ya delineamos dos caminos, uno es el de la salud, y para eso hemos propuesto como Bolivia una gran nacional (empresa de varios países) de fármacos en base a la medicina tradicional y ancestral de nuestros países, y la otra que garantice la producción y seguridad alimentaria en nuestros países”. 

Sin embargo, la Cumbre concluyó con un acuerdo de 44 puntos que excluye las propuestas de Arce Catacora.

La manifestación de las frustraciones

Igualmente, durante su visita a Cuba concedió una entrevista al portal ruso Sputnik News, donde Arce dijo estar consciente de que la oposición continuará con su «afán desestabilizador» en «coordinación con la derecha internacional».

Además agregó: “A la derecha le inquieta que nosotros estemos logrando resultados en salud, educación y economía porque sabe que su estrategia de llevarnos a un revocatorio cada vez está más lejos porque el pueblo boliviano está conociendo el trabajo que estamos haciendo como Gobierno. Aunque evidentemente somos conscientes de que nos falta todavía”.

Desde luego, esto también es falaz y constituye otro fracaso. Primero, no sólo que la medicina tradicional no ha sido garantía alguna para que la ciudadanía pueda encarar la pandemia del Covid-19, sino que, además, Bolivia es actualmente el país con la peor campaña de vacunación solamente por delante de Venezuela.

En definitiva, y como adelantamos, Arce, Morales y el MAS acumulan una serie de derrotas en solamente un año. Ciertamente, es vergonzoso y funesto.

Deja una respuesta