«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
REZAN Y PROTESTAN A LAS PUERTAS DE SU DOMICILIO

Un centenar de musulmanes acosa a un alcalde socialista de Barcelona por oponerse a la apertura de una mezquita

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y Josep Monràs. Europa Press
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y Josep Monràs. Europa Press

Un centenar de musulmanes están acosando al alcalde socialista de Mollet del Vallés (Barcelona), Josep Monràs, y a su familia por denegar los permisos para abrir una mezquita en la localidad.

Desde el 21 de diciembre más de un centenar de musulmanes se han reunido a las puertas de su domicilio para rezar y protestar, hasta seis veces, contra la última denegación de la licencia de apertura del local, según ha denunciado Monràs y ha publicado este miércoles La Vanguardia. Se trata de un «conflicto enquistado desde hace casi una década, tras la denegación de varios permisos de apertura de la mezquita», asegura el diario.

El regidor asegura que se está produciendo un «silencio administrativo» por parte de la Consejería de Interior para que se paralicen los escraches. «Hice un petición personalmente a la consellera, que no ha tenido la dignidad de darme respuesta», asegura al medio.

«No estoy en contra de la protesta, pero no frente a mi mujer, mis hijos y los vecinos, lo que crea una tensión innecesaria, que no ayuda a resolver el conflicto. Deben de manifestarse ante el Ayuntamiento», ha aclarado el alcalde de Mollet del Vallès.

Según recoge el diario, el presidente de la asociación Al Huda, Ahmed Balghouch, afirma que «la comunidad musulmana ha sufrido ocho años de opresión administrativa en silencio» y, por eso, ha decidido «salir a la calle para denunciar la injusticia provocada por el alcalde».

La asociación tiene escraches contra el alcalde convocados hasta febrero y asegura que van «a la puerta de su casa» para «informarle de los daños económicos, morales y materiales» de su decisión.

Ante la imposibilidad de construir la mezquita, en 2015 Al Huda solicitó al Ayuntamiento una licencia por cambio de uso y actividad para instalar un centro cultural y educativo. Pero en 2018, el tribunal consideró que había un «intento de fraude de ley» por parte de la comunidad musulmana, presuponiendo que el «objetivo era, igualmente, utilizar el espacio como centro de culto».

TEMAS |
.
Fondo newsletter