PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El movimiento provida hace historia en México con la ausencia institucional del PAN

Distintos sectores de la sociedad mexicana salen a manifestar su apoyo a la vida y la familia
Marcha Provida en México

La Iglesia Católica de México, de la mano de cientos de organizaciones civiles, organizó este domingo 3 de octubre marchas a favor de la vida y la familia –contra el aborto- que tuvieron lugar en más de 89 ciudades del país –según el Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Monseñor Alfonso Miranda-, y podrían haber sumado, en cálculos prudentes, un millón de personas.

Sólo en la Ciudad de México habrían marchado cerca de 300.000 personas. En Guadalajara, Jalisco, otras 200.000. En Cuernavaca, Morelos, sumaron 150.000 personas, según la Diócesis.

El catolicismo en México es practicado por un 77% de la población -97,9 millones de mexicanos-, y el cristianismo por un 11%, con lo que la cifra de ciudadanos pro-vida se eleva a un 88%. Esto sin tomar en cuenta a quienes son provida aunque no practican una religión.

El contexto de las marchas se da ante las decisiones recientes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que sentaron antecedentes legales aplicables a todo el país, habilitando la descriminalización del aborto y arrebatando a los médicos el derecho a la objeción de conciencia.

Grupos conservadores que marcharon este domingo consideraron a los 11 ministros de la SCJN como “activistas” de la marea verde (abortistas) y no como verdaderos impartidores de justicia.

Las resoluciones de la SCJN poseen carácter irrevocable e imponen una hermenéutica de la Constitución, que asume la existencia del “derecho al aborto”. O bien, del “derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo”, cuando los genetistas han explicado ampliamente que se trata de un cuerpo distinto, de un ser humano nuevo, en gestación, que también goza de derechos humanos, empezando por el derecho a la vida.

La mainstream media mexicana e internacional, que en especial tiene una línea editorial progresista, no ofreció una cobertura de estos eventos, o bien presentaron cifras de asistentes mucho menores a las registradas por los organizadores y agencias católicas. Un diario de la capital mexicana, por ejemplo, sólo vio 5.000 personas reunidas afuera del punto de inicio de la marcha de la Ciudad de México.

La marcha en la ciudad capital se extendió desde el Auditorio Nacional hasta el Ángel de la Independencia, distancia de 4.1 kilómetros que recorrieron sobre todo familias, estudiantes, monjas, sacerdotes, y activistas de derechos humanos, provenientes de estados cercanos, en un ambiente de calidez, orden y hermandad.

Los manifestantes rezaron el Rosario, oraron, cantaron vivas a Cristo Rey, y profirieron frases a favor del derecho a nacer y contra el homicidio que significa el aborto.

Una de las oradoras fue la líder provida Mayra Rodríguez, una ex “empleada del año” de Planned Parenthood, la industria trasnacional del aborto, quien reveló que hasta hace 4 años se encargaba de convencer a todas las mujeres que el aborto era su solución.

“El aborto daña a la mujer”, expuso. Y reconoció que ocurren a diario perforaciones a úteros, e incluso denunció un caso de una cabeza de bebé en gestación dejado adentro del vientre de una mujer.

Una de las instituciones organizadoras, el Frente Nacional por la Familia, exigió en un comunicado público un alto a la “cuarta transformación” por haber impuesto un “régimen de muerte”.

Asimismo, calificó como una falacia del feminismo radical el “derecho a decidir”, y negó que exista alguna criminalización de la mujer por abortar; ya que según datos oficiales un 95% de los casos que han con conllevado a prisión por casos de aborto remite a hombres que han provocado la muerte de sus parejas y al bebé en gestación, mediante actos violentos.

El Movimiento Cristiano Conservador Latinoamericano organizó actos de solidaridad internacional con la lucha provida mexicana, generando manifestaciones pacíficas afuera de Embajadas o Consulados de México en diversos países de América Latina, y mensajes solidarios en video de líderes provida en España, Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Bolivia, Uruguay, Paraguay, Ecuador, y Venezuela.

Hubo quien lamentó que el partido de derecha en México, Acción Nacional (PAN) no se manifestara a favor de la marcha en sus redes sociales, pese a que en sus documentos oficiales apoya el derecho a la vida. Sin embargo, sí hubo panistas que son abiertamente próvida. Conservadores que marcharon este domingo (como la Diputada América Rangel y el Diputado migrante Raúl Torres, de la Ciudad de México, o Fernando Guzmán, de Jalisco).

Asimismo, en redes sociales se celebró que las manifestaciones no causaron pérdida económica alguna: los negocios no cerraron, no hubo muertos ni lesionados, no hubo policías heridos, y ni siquiera se dejó basura.

Todo esto, a diferencia de las manifestaciones a favor del aborto de hace unos días, el 28 de septiembre, cuando las supremacistas del feminismo causaron destrozos y dejaron 37 lesionados, entre los cuales 27 eran mujeres policías.

Deja una respuesta