Didier Lemaire, el penúltimo profesor perseguido en Francia por denunciar la amenaza del islamismo

TEME POR SU VIDA

En estas páginas ya han podido leer que la influencia del islam en la educación francesa va en aumento y se alimenta de un sistema que desprecia la identidad nacional y prioriza la defensa del multiculturalismo. A ello cabe sumar la persecución a aquellos profesores, una minoría, que alertan del peligro para Francia que significa que buena parte de los musulmanes ya antepongan su propia ley islámica a las leyes de la República.

El penúltimo perseguido es Didier Lemaire, un profesor de filosofía que alertó de que el islamismo ya está ganando la batalla en el pueblo donde trabaja, Trappes. “Y esa victoria no es un caso aislado…”, añadió. Ahora teme por su vida, vive protegido por policías las 24 horas del día y se ha retirado de la enseñanza por su seguridad, la de sus alumnos y la de sus compañeros. “Quizá sea razonable que deje de enseñar. Es una evidencia: los islamistas han ganado la batalla en Trappes. Y en otras ciudades francesas. Y tardará mucho tiempo, serán necesarios muchos hacer esfuerzos, antes de hacerlos retroceder, vaya usted a saber cuando”, ha dicho, según recoge ABC.

La razón es que Lemaire decidió abordar con sus alumnos la libertad de expresión y el odio cultural tras la decapitación por parte de un islamista del profesor de historia y geografía Samuel Paty el pasado mes de octubre por haber enseñado en clase las caricaturas de Mahoma en clase. Ahí descubrió que buena parte de sus alumnos simpatizaba con el supremacismo islamista y lo decidió denunciar ante la dirección del instituto y otras altas instancias.

Tras conocerse la denuncia, se convirtió en el enemigo principal del islamismo y recibió el ataque directo del alcalde izquierdista de la ciudad, Ali Rabeh, de origen marroquí, que cuenta con el apoyo de Jean-Luc Mélenchon, líder de la extrema izquierda francesa.

Lemaire condenó también la autocensura de los profesores, una tesis apoyada en la oposición del 100% de los maestros a que el colegio de Paty llevará su nombre por el temor de los miembros del colegio a convertirse en “objetivos” del terroristas, y recordó que islamismo está corrompiendo una parte del tejido social de la periferia de algunas grandes ciudades en Francia.

‘La lucha contra el islamismo será larga’

El profesor ha manifestado que “la lucha contra el islamismo será larga”, aunque el proyecto de Ley del Gobierno de Emmanuel Macron pueda ser “un buen primer paso”.

La pasada semana, la Asamblea Nacional Francesa aprobó dicho proyecto de ley para “reafirmar los principios republicanos”, y garantizar la libertad de culto y la neutralidad del Estado ante la cuestión religiosa, pero Macron, que denunció públicamente la amenaza del separatismo islamista, se negó a señalarlo directamente en la nueva legislación.

La ley, entre otros puntos, refuerza el control de mezquitas y asociaciones para asegurarse de que respetan los principios republicanos, y prohíbe la educación en casa a partir de los tres años para evitar que los jóvenes musulmanes crezcan a la espalda de la ley francesa.

Deja una respuesta