La mitad de los franceses cree en la teoría de la ‘Gran Sustitución’ de población europea por inmigrantes

CASI EL 70% CONSIDERA EL ISLAM UNA AMENAZA PARA LA IDENTIDAD DE FRANCIA
Fotografía de una mezquita. Reuters

¿Conocen la teoría de la Gran Sustitución? Consiste en la creencia de que nuestros líderes políticos, financieros y las grandes multinacionales favorecen la sustitución de la población europea ‘de pura cepa’ por contingentes tercermundistas. Es la más denostada y ridiculizada de la conspiranoias que circulan por las redes y por oscuros blogs, y nadie sin un gorrito de papel de plata podría sostenerla en público sin ser abucheado.

¿O no? El público francés, a quien nadie puede achacar credulidad o falta de sofisticación política, está cada vez más convencido de que la teoría de marras podría reflejar la realidad. Ya la mitad de los franceses, según un reciente estudio del prestigioso instituto Ifop, cree en esta teoría introducida precisamente por un autor francés, Renaud Camus, para describir el cambio demográfico visible en su país.

Casi siete de cada diez franceses consultados (el 69%, exactamente) dice estar convencido de que hay «demasiados inmigrantes en Francia», mientras que cerca de dos tercios (62%) señala que la inmigración es la primera causa de la inseguridad en las calles de Francia.

También se les consultó por la espinosa relación del islam y la identidad francesa, y mientras el 70% opinaba que Francia debe seguir siendo un país culturalmente cristiano, hasta un 68% sostenía directamente que el islam es una amenaza para la identidad francesa.

El aspecto más visible de este cambio, el que ha forzado a muchos franceses a ver lo que la posición oficial no quiere que vea, es, naturalmente, el exponencial aumento de la delincuencia violenta, que implica sobre todo a inmigrantes ilegales menores de edad, como hizo notar a principios de año el senador Henri Leroy: «Basta mirar el panorama de la delincuencia. Hay un aumento alarmante que parece exponencial. El número de menores inmigrantes (nuestros ‘menas’) era de 30.000 en 2018, y los problemas asociados han aumento al mismo ritmo de su crecimiento».

«En Burdeos, el 40% de la delincuencias corresponde a estos, y la proporción era del 24% hace solo dos años», añadió Leroy. «El problema crece y amenaza con infiltrarse en todas las modalidades del crimen, el tráfico de drogas, las bandas… Tenemos que detener esta sangría».

Curiosamente, el informe del Ifop lo encargo un grupo frontalmente partidario de la inmigración irrestricta, la Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo (LICRA), en parte como herramienta la combatir el imparable ascenso del autor antiinmigracionista Eric Zemmour en las encuestas de cara a las presidenciales del año que viene.

Zemmour, que se refiere a menudo sin pudor a la Gran Sustitución, precisamente acaba de salir de un juicio por unos comentarios que hizo en la televisión relativos a los menas a principios del año pasado: «No tienen nada que hacer aquí, son ladrones, son asesinos, son violadores, eso es todo lo que son. Deben devolverse y no deben venir».

Deja una respuesta