La nueva ministra de salud niega la vacunación VIP pese a las revelaciones de los propios beneficiados por el kirchnerismo

CRISTINA FERNÁNDEZ EXIGE CAMBIOS EN EL GABINETE

Mientras el Gobierno de Alberto Fernández se niega a reconocer la existencia de un “vacunatorio VIP” y en el marco de la grave situación que atraviesa el país, el Presidente argentino procura desde su intimidad recalcular el accionar de su gestión duramente golpeada tras el escándalo de las vacunas otorgadas con privilegios a políticos, funcionarios y amigos del poder del oficialismo.

Por estas horas, el mandatario se encuentra en México en visita oficial, donde se prevé que anuncie inversiones de empresas en la Argentina y la ampliación de la capacidad de fabricar vacunas de Astra Zeneca. La intención del plan ambiciona conseguir un envío de 2,5 millones de dosis.

Por su parte, el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no eludió opinar sobre el “escándalo argentino” y presumió además que en su país no hay “vacunación secreta” de altos funcionarios.

“No se ha abusado, no ha ocurrido toda esta situación que se ha presentado en varios países de que hay vacunación secreta para los de arriba”, se jactó el mandatario.

Mientras tanto en Argentina, la flamante Ministra de Salud, Carla Vizzotti, habló por primera vez luego de asumir en su cargo y aseguró desconocer la veracidad de la presencia de un “vacunatorio VIP” minimizando los detalles de semejante escándalo político.

“Lo desconocía totalmente”, se excusó de inmediato la funcionaria cuestionada.

“No hay un vacunatorio vip, fue una situación puntual de vacunación de 10 personas en una situación incorrecta, reprochable”, detalló la nueva ministra.

Dijo además, que es “absolutamente falso” que el Gobierno disponga de 3000 vacunas para un uso discrecional. “El Ministerio tiene un stock estratégico de todas las vacunas por si hay algún problema con la cadena de frío en algún distrito, para que no quede desabastecido”, se justificó.

Vizzotti anticipó que habrá cambios en la estructura del Ministerio de Salud al tiempo que descartó, por el momento, la incorporación del Viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak. “No hemos hablado con Nicolás para que se sume al equipo, es muy valioso para la provincia de Buenos Aires”, reconoció.

Con ánimos de aprovechar la ocasional ausencia de Alberto Fernández y de modificar la actual composición del Gabinete Nacional, la gran impulsora de Kreplak es precisamente la Vicepresidenta Cristina Kirchner quien, desde que se fue Ginés González García, gestiona y moldea nuevas opciones de poder.

Cristina quiere a Nicolás cerca de Carla cuanto antes“, aseguran desde el círculo de intimidad de la ex Presidenta.

La posible llegada de Kreplak en el ministerio de Salud de la Nación sería un logro para el avance del llamado kirchnerismo duro ya que el Viceministro de Salud bonaerense, pertenece a la agrupación La Cámpora, liderada por Máximo Kirchner.

En el marco judicial, la jueza federal María Eugenia Capuchetti será la responsable de llevar adelante las denuncias contra el exministro de Salud Ginés González García por incumplimiento de los deberes de funcionario público, abuso de autoridad, malversación de caudales públicos y encubrimiento.

Mientras se aguarda el inmediato traslado del expediente judicial al designado fiscal Eduardo Taiano, responsable de considerar si hay delito para investigar y disponer las primeras medidas de prueba, se presentaron hasta el momento quince demandas contra el exministro de Salud.

Finalmente, desánimo y desilusión ocasionaron en el Gobierno argentino las recientes críticas realizadas por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, contra su par argentino, Alberto Fernández.

“Epidemia de desilusión: la clase media alta de la Argentina busca emigrar para escapar de la crisis”, dice la portada compartida por Jair Bolsonaro al publicar en sus redes sociales. Se trata de la captura de pantalla de una nota publicada en el diario O Globo en la que se describe la complicada situación social y económica que vive el país a causa de la pandemia de coronavirus.

Para Alberto Fernández, el nuevo ataque de Bolsonaro se debe a su reciente participación en un acto para defender a Lula.

“Argentina y Brasil están lejos de la reconciliación”, reconoció a funcionarios cercanos.

Deja una respuesta