'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Involucra al exlíder del islam Riay Tatary

La Policía señala el nuevo nexo entre la Comisión Islámica de España y la financiación del yihadismo

Riay Tatary, exsecretario general de la Comisión Islámica de España (CIE) y expresidente de UCIDE. Europa Press

La Policía Nacional sostiene que el anterior presidente de la Comisión Islámica de España (CIE) e imán de la mezquita del barrio de Tetuán, Riay Tatary, también estuvo implicado en la financiación de actividades del terrorismo islamista en Siria, según recoge este martes El Mundo.

Así lo afirma en uno de los informes de la investigación que hace unas semanas llevó a la detención del actual presidente de la CIE, Ayman Adlbi, y de su tesorero, Mohamed Hatem Rohaibani.

Tatary, que falleció de coronavirus en abril de 2020 y fue homenajeado por el Gobierno socialcomunista por «su lucha por la convivencia», era también secretario general de la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) nació en Damasco (Siria) y se afincó en España a principios de los años 70.

La Policía explica en sus informes, según el citado medio de comunicación, que la campaña de donativos para huérfanos de Siria que se activó en la Mezquita Central de Madrid era «un engaño», ya que «ocultaba que la ayuda humanitaria en realidad acabaría bajo el control y sirviendo a los fines de milicias yihadistas que han colaborado y/o han sido afines a la filial siria de Al Qaeda en Siria».

«Los principales dinamizadores de este ilícito», asevera la Policía, «habrían sido Fares Kutayni y Mohamed Hatem Rohaibani, Aiman Adlbi y Riay Tatary, quienes además habrían usado para su propósito los recursos de varias asociaciones musulmanas como la UCIDE (…) y los recursos y prestigio del centro islámico Mezquita Abu Bakr (la Mezquita Central de Madrid».

Kutayni fue detenido en 2019 en una primera fase de la operación contra el terrorismo islamista de la Audiencia Nacional. El arresto del presidente Adlbi y del tesorero Rohaibani se produjo hace unas semanas. Ambos, según los investigadores, “usaron su posición de influencia en la gestión de la mezquita” para “emplear los recursos de varias asociaciones musulmanas localizadas en ese centro islámico para recaudar donativos (…) que luego hacían llegar de forma opaca a una ONG denominada Al Bashaer“.

Desde UCIDE, entidad de la que Tatary era secretario general, a partir del 2014 se comenzó a enviar dinero supuestamente destinado a ayuda humanitaria para los damnificados de la guerra en Siria. Se hacían llamamientos a las familias musulmanas para participar en el proyecto de «Kafala» con el fin de mantener a los niños huérfanos a través de la ONG Al Basher, vinculada a Al Qaeda, descubierta como tapadera y cuya actividad era el sostenimiento del yihadismo en Siria.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter