La Suprema Corte de México muestra su complicidad con el marxismo posmoderno

divulgan un vídeo a favor de la 'marea verde' y pintan al hombre como acosador
La Suprema Corte de Justicia de México se ha sumado a la propaganda feminista. EUROPA PRESS

La Suprema Corte de Justicia de México, sin recato alguno, promueve el progresismo, las masculinidades deconstruídas o “diversas”, la ideología de género, el supremacismo feminista, el activismo de la marea verde, a la que asume como legítima y única portadora de las demandas de todas las mujeres de un México gobernado por López Obrador.

La principal exigencia de las supremacistas feministas que portan el trapo verde como signo de su lucha es el aborto, sin restricciones, y en cualquier etapa del embarazo, así sea a los nueve meses, porque primero, para ellas, está “su proyecto de vida”, que preservar la vida del ser humano que lleva la embarazada en el vientre.

A través de un video nuevo, divulgado este jueves 11 de noviembre por la tarde a través de sus redes sociales, los 11 ministros de la SCJN manifiestan un claro compromiso con una agenda propia del marxismo posmoderno, y no con la justicia para todos los mexicanos más allá de tendencias ideológicas.

El video usa imágenes de puños en vilo con trapos verdes, a la usanza de un acto político del supremacismo feminista -incluso con objetos puntiagudos que podrían ser un arma-, y el discurso parece un manifiesto feminista en todos los sentidos, pintando a los varones como “opresores”, como acosadores, con total parcialidad y desequilibrio.

Posteado como: “NuevoPJF (Poder Judicial Federal). ¿Cómo se ha logrado avanzar en materia de #IgualdadDeGénero en el #PJF? Conoce más sobre las políticas que han transformado al #PJF”, el video de la Suprema Corte es un dechado de ideas no científicas, que parecen calcadas de los libros de Simone de Beauvoir y de Judith Butler.

Para documentar la actuación ideológica de la Suprema Corte, reproducimos el guión del video de 2:29 minutos:

Voz de mujer: “Todos los derechos para todos. Pero… ¿para todas? ¿Te han hecho sentir que tus opiniones valen menos, o que tus ideas sólo se escuchan cuando las repite un hombre? ¿Has trabajado en un ambiente hostil en el que calificaban a las mujeres por su apariencia, o preguntarles sobre su vida de pareja sexual, o privada en general, se considera normal?”

Voz de hombre: ¿Has participado o solapado estas conductas? ¿Te has quedado callado por miedo al rechazo’?

Voz de mujer: “¿Has dicho que sí a esa invitación no bienvenida por miedo a perder tu empleo? ¿O porque se impone como condición para avanzar en tu carrera? Las mujeres, las personas con capacidad de gestar, la personas de la diversidad sexual, y en general, quienes no se reconocen como hombres heterosexuales, enfrentamos barreras muy diferentes.

Históricamente se nos ha asignado la responsabilidad exclusiva del cuidado de la casa y la familia (imágenes muestran a una mujer con cara de aflicción, en una habitación tenebrosa, al tiempo que mece una cuna con una mano y con la otra sostiene un sartén). Obligaciones que, cuando son impuestas, pueden llevarnos a renunciar a nuestros proyectos de vida y nos colocan en total desventaja.

Pero el mundo está cambiando (se pinta la pantalla totalmente del verde seco que usan las de la “marea verde”). Están cambiando ellas (un puño se alza, con un objeto punzocortante y trapo verde en la muñeca), nosotras, las voces que intentaron callar, las que nos precedieron”.

Voz de hombre: al parecer del ministro presidente Arturo Zaldívar: “De las miles de mujeres que durante años han luchado por sus derechos, el logro y el mérito e de todas ellas”.

Voz de mujer: “Las que marcaron el rumbo que seguimos para sembrar la nueva política de igualdad de género para el Poder Judicial de la Federación basada en conciliar la vida laboral, personal y familiar, sin que se excluyan, implementando entre otras cosas licencias de paternidad, y salas de lactancia.

Cero tolerancia a las violencias sexuales (aquí aparece un hombre con colores azul celeste) y de género, acompañamiento a sus víctimas, así como trabajo por generar masculinidades diversas, integración paritaria (aparece paradójicamente una imagen con un edificio con un letrero que dice: ´Concursos Exclusivos para Mujeres´), en todos los órganos y cargos.

Para lograrlo, concursos de oposición exclusivos para mujeres (no explican dónde queda la “paridad” entonces), y una política de adscripciones que favorezca a quienes realicen labores de cuidado. Así como capacitación y profesionalización para garantizar la perspectiva de género (no explican por qué aplican esto de forma oficial y obligatoria y por qué interpretan ´género´ como sinónimo de mujer nada más) en todo el ciclo de acceso a la justicia. Esto sólo puede ser el principio”.

Y el video de la máxima instancia de justicia del Poder Judicial de México, cierra con una joya del progresismo:

“Nos necesitamos todas, todes y todos”.

El video feminista en general fue rechazado en redes sociales por la oposición, y por la gente conservadora.

“Inaudito, la Corte sometida por el lobby progre…”, posteó Luis Estevané.

“La SCJN se convirtió en un órgano totalmente parcial, que se tragó toda la basura ideológica del progresismo y que optó por administrar la justicia con base en IDEOLOGÍAS que no se sustentan en la realidad. No son ministros, son ACTIVISTAS”, posteó el grupo Sublevados, que promueve valores conservadores, y que dicho sea de paso, hizo recientes ajustes en su directiva.

“Qué cochinero de vídeo, sin un mínimo sustento y totalmente cargado de una ideología estúpida. Ustedes sólo sirven a los intereses de la ONU y no a la sociedad mexicana, por lo tanto, son traidores a la Patria.”, consideró Enf Nightingale.

En el video se deja en claro que para la SCJN el embarazo no es sólo posible en las mujeres. Mencionan “personas gestantes”, sin que esta expresión tenga algún sustento científico, biológico.

La producción también caricaturiza el papel de la mujer al frente del cuidado de sus hijos y de su casa, relacionando estas actividades fundamentales en la vida social con sufrimiento y oscuridad.

Del mismo modo, queda implícito que la crianza de los hijos no puede ser un “proyecto de vida”, ya que éstos pueden ser un estorbo para un “verdadero” proyecto de vida de una mujer.

Según el video feminista, que haya manifestaciones agresivas en las calles por parte de activistas aborteras es símbolo de que “el mundo está cambiando”.  

Preocupa asimismo que en las imágenes quede planteado que las “violencias sexuales” siempre provienen de un varón, que, muy tendenciosamente, lleva una suerte de manos pintadas en sus hombros, con color azul celeste, justo el color que se usa para identificar la defensa de la vida en toda América Latina.

En su extraña interpretación feminista de “paridad de género”, no se expone por qué tendría que haber sólo “concursos exclusivos para mujeres”, ya que tanto se han quejado las feministas de los concursos exclusivos para hombres.

Los ministros tampoco aclaran por qué emplean un “lenguaje inclusivo” que no está respaldado sino en ideología de izquierda, pero no argumentos científicos.

Deja una respuesta