La vacunación clandestina de altos funcionarios desata una crisis política en Perú

LA FISCALÍA ABRIÓ UNA INVESTIGACIÓN PRELIMINAR AL EXPRESIDENTE VIZCARRA, CUYO CASO DESTAPÓ LA NOTICIA
El expresidente de Perú, Martín Vizcarra (Reuters)

Luego que se conociera que el expresidente Martín Vizcarra -destituido por el Congreso en noviembre por presuntos actos de corrupción- y su esposa se inocularon la vacuna del laboratorio chino Sinopharm, y que la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) -una de las coordinadoras del estudio- desmintiera la versión de este, que había sido voluntario del ensayo clínico, otros altos funcionarios del Estado han confesado haber sido parte de la vacunación clandestina.

El exviceministro de Salud Pública, Luis Suárez, reveló este domingo a través de un comunicado que él y miembros de su equipo de trabajo recibieron la vacuna contra el covid-19. Ante los cuestionamientos, Suárez aseguró que es totalmente falso que se haya tomado una decisión a favor del laboratorio chino por perjudicar a otra empresa como Pfizer u otra similar.

La canciller Elizabeth Astete, también en un comunicado, confirmó que recibió la vacuna contra el coronavirus y renunció a su cargo como ministra de Relaciones Exteriores del gobierno morado de Francisco Sagasti. Astete detalló que aceptó el ofrecimiento el 22 de enero y que se la aplicó debido a que era una persona en edad de riesgo, sumado a sus repetidos viajes a zonas consideradas en emergencia debido a los altos casos de contagio. Salpicada por el escándalo, aseguró que no recibirá la segunda dosis.

Indignado y furioso

El presidente transitorio Francisco Sagasti, en diálogo con el dominical Cuarto Poder, dijo sentirse “indignado y furioso” luego de haber conocido que funcionarios del Gobierno recibieron secretamente la vacuna contra el covid-19 del laboratorio Sinopharm como parte de las 2000 dosis para el equipo de investigación y personal relacionado con el estudio clínico que se llevó a cabo en el país.

Sagasti consideró que esta revelación constituye “un golpe muy duro que se nos ha dado y que es herencia del Gobierno de Vizcarra”, y dijo “no entender” cómo funcionarios públicos se han vacunado pese al riesgo que corre el personal de salud pública en la primera línea de atención.

A través de su cuenta de Twitter, Sagasti anunció que el Minsa ha dispuesto una investigación sumaria para esclarecer los hechos, y que con “transparencia y firmeza” harán públicos los resultados de esta y la información que proporcione el Centro de Estudios Clínicos de la UPCH.

La Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) elevó la tarde del domingo un pedido a todos los ministerios para que revelen qué funcionarios fueron vacunados sin formar parte de los ensayos clínicos. La solicitud incluye a ministros, viceministros, secretarios generales, jefes de gabinete y asesores de alta dirección.

Así, Violeta Bermúdez, presidenta del Consejo de Ministros, y su Gabinete Ministerial, presentaron declaraciones juradas descartando haberse inmunizado contra el covid-19.

El ministro de Salud, Óscar Ugarte, indicó que viceministros le informaron que su antecesora, la cuestionada Pilar Mazzetti -que renunció al cargo el pasado viernes mientras el Congreso preparaba una moción de censura en su contra-, sí tenía conocimiento de las vacunaciones a funcionarios, pero que aún falta precisar información.

Ugarte aseguró que la compra de vacunas no se verá afectada por el escándalo de vacunaciones irregulares a funcionarios, y que el Perú recibirá en marzo un total de 2 917 000 dosis de la vacuna, las cuáles serían suficientes para inmunizar a todas las personas que componen la fase 1 del plan de vacunación. El contrato total de compra con el laboratorio Sinopaharm es de 38 millones de dosis.

Por otro lado, el doctor Manuel Espinoza, asesor del exministro Luis Suárez, confirmó a El Comercio que también fue vacunado con la primera dosis de la vacuna de Sinopharm los primeros días de setiembre de 2020, y que se trató de una “invitación abierta, verbal” hecha por un exasesor que tuvo un contacto con el grupo de ensayos clínicos y que más personas aceptaron la inoculación.

Vizcarra pide disculpas

En un video publicado en Facebook, Vizcarra se disculpó por no haber comunicado que formó parte de las pruebas del laboratorio chino. Afirmó que no lo hizo antes “para no interferir en el proceso” de ensayo y porque su “intención” era comunicarlo cuando se apruebara la vacuna -el 31 de diciembre. Una vez más, se excusó en que para esa fecha había sido vacado por el Congreso.

“Asumo mi responsabilidad en ese sentido, y por el respeto que merecen los ciudadanos, pido disculpas sinceras a los peruanos por no haber informado de ese hecho en ese momento. Me someto a las investigaciones en aras de esclarecer esta situación, reafirmando que no he cometido delito alguno ni ha existido perjuicio en contra de nadie”, señaló.

Además, confirmó que junto a su esposa también recibió la vacuna experimental su hermano mayor César Vizcarra. “Ellos decidieron también formar parte del mismo proceso”, dijo.

Fiscalía abre investigación preliminar contra Vizcarra

Ante la gravedad de los hechos, el Ministerio Público informó a través de sus redes oficiales que la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, abrió una investigación preparatoria contra Martín Vizcarra por la presunta comisión de los delitos contra la administración pública, concusión y negociación incompatible o aprovechamiento del cargo.

La Fiscalía recibirá las declaraciones indagatorias del expresidente Vizcarra, su esposa Maribel Díaz Cabello, los exministros involucrados y del doctor Germán Málaga, investigador principal de la UPCH a cargo de los ensayos clínicos, quien confirmó que acudió al Palacio de Gobierno convocado por el entonces Jefe de Estado, y que este era consciente que lo que se le iba a poner no era placebo sino la vacuna que se había reservado para los médicos que iban a monitorear la investigación.

El Congreso de la República también emprendió acciones ante la crisis política. Parlamentarios de diferentes bancadas presentaron este lunes una moción de orden del día para crear una comisión investigadora multipartidaria para indagar el presunto favorecimiento en la aplicación de vacunas a altos funcionarios del Estado.

La comisión tendría un plazo de acción de 60 días calendario para determinar las responsabilidades y a los involucrados en esta inoculación.

Perú es uno de los países más afectados por la pandemia. Según cifras oficiales del Minsa, hay cerca de 44 mil muertos, 14 230 pacientes hospitalizados -de los cuales 2083 se encuentran en UCI con ventilación mecánica- y más de 1 millón de infectados de covid-19, aunque el Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef) registra más de 91 mil muertes a causa de esta enfermedad.

Deja una respuesta