La violencia contra la Policía se desata en París: nueve comisarías asaltadas en lo que va de año

ATAQUES CON MATERIAL PIROTÉCNICO

Desde principios de año, las comisarías de los suburbios de París están sufriendo una serie de asaltos. Ya son nueve las asaltadas a lo largo de 2020. Los atacantes tiran cocteles molotov y bombas caseras e incluso material pirotécnico cuya venta está prohibida en el país galo.

Según explica Thierry Clair, secretario general adjunto del sindicato de Policía UNSA Police en el diario Le Figaro, el uso de estos productos no es algo nuevo, ya que se llevan usando alrededor de 20 años, pero solo se solían utilizar el 14 de julio (fiesta nacional francesa).

El último ataque lo ha sufrido la comisaría de policía de Champigny-sur-Marne. Ya lo habían intentado en abril. En esta ocasión, alrededor de cuarenta individuos intentaron entrar en el puesto policial armados con barras de hierro. Sin embargo, los agresores no pudieron atravesar las puertas blindadas que protegían la delegación de policía.

Casi todos los ataques responden a represalias por actuaciones policiales. El primero de los hechos que descandenó estos asaltos fue un accidente de tráfico en el distrito de Bois-l’Abbé (un barrio parisino muy marcado por el narcotráfico) y allí se empezaron a congregar los jóvenes para agredir a las fuerzas del orden. Intentaron entrar en la comisaría con barras de hierro, pero los agentes les repelieron.

Solo una de las agresiones parece no tener una motivación. El 17 de mayo fue la comisaría de Les Ulis la que fue asaltada con fuegos artificiales. Desde la comisaría afirmaron sentirse muy sorprendidos, ya que no hubo ningún hecho notable u operativo de seguridad durante el día que pudiera haber encendido la mecha del ataque.

Cada vez hay más inseguridad en las calles y las bandas callejeras de inmigrantes -la mayoría ilegales- van tomando posesión de su territorio. Desde el fin del confinamiento estos movimientos son cada vez más osados y peligrosos y avanzan por barrios.

Los sindicatos policiales franceses están preocupados por estas revueltas. Para ellos, el resumen de la situación es simple: “vemos que ya no se respeta a la comisaría, se está extendiendo la sensación de impunidad”, explicó Frédéric Lagache, representante nacional del sindicato d’Alliance Police.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *