'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
EL EJÉRCITO RUSO HA INTERVENIDO PARA ENTRENAR A LAS NUEVAS MILICIAS TERRORISTAS

Las FARC pasan a formar parte de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Maduro

Fotos: Reuters y EuropaPress
Maduro sostiene colaboración con grupos de las FARC. Reuters y EuropaPress

Las disidencias de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) expresaron su voluntad de apoyar militarmente al dictador venezolano Nicolás Maduro.

En un video que publicó el medio RCN en su programa “La Noche”, el frente 28 de las disidencias de las FARC-EP, José María Córdova, que opera en los departamentos de Arauca, Casanare y Boyacá, habría grabado una declaración de apoyo al dictador.

En el corto aparecen tres hombres y cuatro mujeres jóvenes fuertemente armados y en medio de la selva.

El video comienza con un saludo dirigido a los habitantes de Apure y Arauquita, zona fronteriza entre Venezuela y Colombia, cuyo territorio en los últimos días se ha visto gravemente afectado por enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas del régimen venezolano, con el apoyo de algunas disidencias como la “Narcotalia” –o Segunda Marquetalia- dirigida por Iván Márquez y Jesús Santrich, en contra de las disidencias de Gentil Duarte.

Haciendo alarde de su cariz terrorista, el grupo reitera su compromiso “antimperialista” y apoyo incondicional a la dictadura de Maduro.

“Nuestras armas del pueblo están a su servicio para su defensa en caso de una agresión imperial contra la patria de Bolívar y Chávez. Estaremos junto a usted resistiendo y combatiendo”, afirman.

Por su parte, el gobierno colombiano, a través de la canciller Claudia Blum, emitió un comunicado dirigido al secretario general de las Naciones Unidas denunciando “la grave situación que se vive en la frontera debido al apoyo que da el régimen ilegítimo venezolano a grupos armados organizados narcoterroristas”.

Responsabilizó a la tiranía del desplazamiento forzado de más de 6000 personas en la zona de Arauquita y denunció su estrategia para “desviar la atención internacional frente a su relación cómplice con grupos de narcotraficantes”.

Análisis

Desde finales de marzo, cuando se hizo evidente el conflicto en Arauquita, se ha hecho explícito el deseo de las FARC de volverse una batería militar para proteger y defender a la dictadura chavista en el continente. Empezando por Colombia.

Los guerrilleros, sin escatimar en gastos, han ofrecido apoyo y total lealtad al chavismo, al narcotráfico y al terrorismo.

“Ese sueño bolivariano de construir una sola patria implica que las disidencias de las FARC hacen parte de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Le corresponde a la dictadura de Miraflores desmentir a la Narcotalia; de lo contrario, quedaría confirmado que esas dos fuerzas son un mismo Ejército”, declaró el editor de seguridad y defensa de RCN, Jairo Libreros.

El experto en seguridad y defensa y retirado de las Fuerzas Armadas de Colombia, Juan Carlos Buitrago, aseguró para el programa La Noche que los terroristas no están en Colombia, sino en territorio venezolano. A su vez, califica esto como una amenaza multilateral, que configura un nuevo desafío para el hemisferio.

Buitrago menciona que, como en su momento Iván Márquez lo planteó con Chávez, sigue vigente el plan de fusionar a la dictadura con las FARC. “Ahora se reactiva el dossier, en cabeza de Márquez con el dictador Maduro”, afirma.

El dossier, según el analista, se remonta a los diálogos del Caguán, cuando se encontraron en el Palacio de Miraflores (sede del ejecutivo en Venezuela) Márquez, Chávez y Piedad Córdoba. En la reunión se habría planeado la liberación de 45 soldados, policías y civiles que estaban bajo el secuestro del grupo terrorista. Con esa fachada, establecieron el plan maestro para consolidar una alianza entre la guerrilla y la dictadura.

El experto enlista los pasos que se ejecutaron.

En primer lugar, se dio un préstamo “solidario”, es decir, una donación por parte del régimen hacia la guerrilla por valor de $300 millones de dólares. En segundo lugar, la adquisición de equipos de guerra gestionados en Rusia y China para las FARC. El plan principal buscaba fusionar a las fuerzas armadas con las guerrillas –incluido el ELN– y desplegarlas por toda la frontera para tener una primera línea de defensa.

“Buscan crear ejércitos fronterizos híbridos con el apoyo de las fuerzas militares rusas, pero más grave aún, con apoyo de mercenarios que han sido designados por los rusos (…) con el fin de entrenar, brindar apoyo y tecnología de punta a esta nueva milicia nacional que ha anunciado el régimen de Maduro en cabeza del general Manuel Bernal Martínez, quien fue director del SEBIN y ahora actúa en la frontera”.

“Esto es una amenaza que se ha venido configurando desde los años 90”, afirma Buitrago.

Asegura, además, que los frentes 10 y 28 controlan las rutas de narcotráfico.

Por su parte, el periodista y analista del conflicto armado, Javier Patiño, afirma que el frente 28 es comandado por alias Antonio Medina. Resalta con respecto al video, que por primera vez sale una persona diferente a Antonio Medina como cara visible. En esta ocasión aparece una joven hablando, un elemento que resulta consistente con que este es el frente que mayor reclutamiento de menores hace en el departamento del Casanare.

Con relación al comandante de este frente terrorista, Patiño afirma que “Antonio Medina hizo parte del proceso de paz, se desvinculó, fue capturado y después llegó a buscar por la JEP su proceso de vinculación y volvió a entrar en el proceso de guerra. Es una persona que delinque tanto en territorio colombiano como venezolano”.

Los frentes 10 y 28 de las FARC controlan las rutas del narcotráfico en la frontera. En un informe de inteligencia exclusivo revelado por el programa La Noche, se denuncia que “precisamente las zonas donde actualmente operan estos excabecillas y sus estructuras criminales en territorio venezolano son también zonas controladas y de común interés para uno de los carteles narcotraficantes más grandes de Suramérica: El Cartel de los Soles, una estructura narcotraficante y corrupta que hace parte del esquema de gobierno del régimen de Nicolás Maduro. Es precisamente esto lo que explicaría la permanencia (..) de ese gobierno para con los cabecillas”.

El informe concluye que el objetivo de la operación militar entre ambas naciones es uno solo: lograr financiamiento para la “rebelión y el proyecto bolivariano” a través del negocio del narcotráfico. De allí su denominación como “Narcotalia”, pues son un grupo criminal con un amplio portafolio de actividades delictivas.

Javier Tarazona, director de FundaRedes, rechaza “la presencia de la guerrilla, del ELN, de las FARC, del Frente Bolivariano de Liberación, así como también de células de grupos paramilitares y otros que están presentes a lo largo y ancho del país”.

“En el 2016 luego de la firma del acuerdo de paz, todo el bloque de Gentil Duarte se viene a territorio venezolano, específicamente al Estado de Amazonas (…) todos los grupos indígenas han rechazado la presencia de estos grupos criminales”, afirma.

Venezuela no es un problema aislado

Venezuela continúa convirtiéndose en un centro del narcotráfico y el terrorismo para la región. Ahora con el apoyo explícito y evidente de las FARC.

Carlos Augusto Chacón, director académico del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría y analista de seguridad y defensa señala que “esto tarde o temprano iba a pasar. Es la consecuencia de haber permitido que la frontera entre Colombia y Venezuela se convirtiera a la vez en la retaguardia y el santuario de operaciones de múltiples organizaciones criminales”.

Afirma el experto que, desde Chávez, la frontera se convirtió en un punto de repliegue estratégico. Después se volvió un espacio desde el que los comandantes pudieran operar y ahora se convierte en un espacio “sagrado” desde el cual los terroristas dirigen sus acciones tranquila y abiertamente en territorio venezolano.

“Se ha creado todo un teatro de operaciones criminal donde se pugna por las economías ilícitas. El principal efecto de dichas economías es la violencia como medio de solución de controversias”, afirma Chacón.

Agrega el experto que “el terrorismo, para una guerrilla como las FARC, es solo un medio. Ellos son un grupo criminal transnacional que utiliza la violencia como medio de acción política. Su objetivo principal es sostener una guerra contra el Estado y tomar el poder. Para el caso de Venezuela, es mantener el régimen de Nicolás Maduro”.

“Deben entenderse la naturaleza del enemigo y sus objetivos finales”, concluye Chacón.

Noticias de España

.
Fondo newsletter