Macron decreta el toque de queda para más de 46 millones de franceses

'LA SITUACIÓN ES MUY GRAVE'

El primer ministro francés, Jean Castex, anunció que el toque de queda impuesto la semana pasada en París y otras ocho ciudades se extendería a 38 departamentos más, confinando a 46 millones de los 67 millones de habitantes del país en sus hogares desde las 21.00 a 06.00 hora local.

“Una segunda ola de la epidemia de coronavirus está en marcha en Francia y Europa. La situación es muy grave“, dijo Castex en una conferencia de prensa.

Según el Ministerio del Interior, sus servicios han contabilizado 32.033 controles (en París y ocho grandes ciudades), imponiendo 4.777 primeras multas por no respeto del toque de queda.

Con el invierno aproximándose, los servicios de salud miran hacia el futuro con recelo, ya que la ola de pacientes con COVID19 coincide con las enfermedades respiratorias estacionales habituales. “Ya estamos abrumados”, dijo Bruno Megarbane, jefe de cuidados intensivos del hospital Lariboisiere en París. “Existe el temor de que enfrentemos una situación muy difícil”.

Si bien las hospitalizaciones y las muertes no han abrumado hasta ahora a los sistemas de salud como durante la ola inicial a inicios de este año, a las autoridades de muchos países les preocupa que la situación esté alcanzando rápidamente un punto de inflexión.

Después de que Europa parecía haber recuperado cierto control sobre la epidemia tras los dramáticos confinamientos de marzo y abril, un aumento de casos en las últimas semanas ha vuelto a poner al continente en el centro de la crisis.

Es preciso señalar que Alemania ha reportado más de 10.000 casos diarios por primera vez, extendiendo las advertencias de viaje a Suiza, Irlanda, Polonia y la mayoría de las regiones de Austria e Italia, incluida Roma.

“Aún tenemos la posibilidad de frenar una mayor propagación del virus”, dijo en Berlín Lothar Wieler, del Instituto Robert Koch, la agencia de enfermedades infecciosas de Alemania.

Más de 5,3 millones de personas en toda Europa han contraído la enfermedad y más de 204.000 han muerto, según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por su sigla en inglés).

Deja una respuesta