'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
El régimen mantiene a la opositora en arresto domiciliario

Ortega se mete en un callejón sin salida tras la detención de la aspirante presidencial Cristiana Chamorro

Momento del arresto de Cristiana Chamorro en el que la Policía trata de impedir que la prensa grabe la detención. REUTERS

El régimen de Daniel Ortega mantiene bajo arresto domiciliario a la aspirante presidencial Cristiana Chamorro tras allanar su residencia. Esto ocurre mientras el Juzgado V de lo Penal admitió la solicitud de la Fiscalía que inhabilita a la precandidata para participar en los comicios de noviembre próximo.

Su hermano, el periodista Carlos Chamorro dijo que, tras cinco horas de allanamiento, su hermana quedó bajo “arresto domiciliar” y “aislamiento”. La residencia permanece ocupada por la policía.  

La aspirante es acusada por el Ministerio Público por presunto “lavado de dinero” y otros “delitos” que, de acuerdo con el régimen, habría “cometido” a través de la organización que lleva el nombre de su madre, la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro(1990-1997), de la cual fue presidenta y directora ejecutiva durante más de 20 años, hasta enero pasado. 

Una veintena de periodistas –propietarios de medios de comunicación y plataformas digitales que habrían recibido beneficios de la fundación– han sido citados por la Fiscalía del régimen.

Previo a su detención, la precandidata se disponía a ofrecer una conferencia de prensa para abordar el tema de la inhibición que solicitó el Ministerio Público en su contra. 

Decenas de periodistas que intentaban dar cobertura al lugar del allanamiento y detención de Chamorro –y algunos familiares que buscaban conocer la situación de la precandidata– fueron agredidos por los grupos antimotines. Los medios de prensa fueron replegados a empujones por las fuerzas antidisturbios.

El representante legal del diario La Prensa, del que Chamorro Barrios es vicepresidenta de la junta directiva, fue citado para una “entrevista” el viernes en la “causa en contra de Cristiana Chamorro Barrios, Marco Antonio Fletes Casco y Walter Antonio Gómez Silva”. Los dos últimos son extrabajadores de administración y contabilidad de la organización y permanecen encarcelados en las instalaciones de Auxilio Judicial en la capital, Managua. El medio habría recibido ayuda de la fundación.

La exmandataria, Violeta Barrios, de 91 años de edad, se encuentra en su residencia en Las Palmas, en Managua. Su familia ha dicho que se encuentra en estado delicado de salud.

Ortega, en un callejón sin salida

Para el analista político y exembajador de Nicaragua en España, Bosco Matamoros, el país vive una severa crisis sociopolítica.

“Para mí esto es una profunda crisis del país, están colapsando todas las instituciones en donde la clase dirigente nicaragüense tiene una enorme responsabilidad. Estamos entrando en una situación en donde los espacios para recomponer la crisis prácticamente se están volviendo inexistentes”, dijo.

El formalismo de la comunidad internacional ha asfixiado también la voluntad y capacidad de acción de la oposición nicaragüense, pues han creado expectativa que no han cumplido. Aquí ha habido una especie de engaño colectivo. Los nicaragüenses esperando la reacción de la comunidad internacional y el gobierno de Daniel Ortega que, creo, se está metiendo en un callejón sin salida partiendo de una estrategia cuyos resultado van a ser potencialmente desastrosos para el país”, valoró Matamoros. 

Mientras la crisis política se agudiza en Nicaragua, la administración estadounidense se pronunció a través del secretario de Estado, Antony Blinken, quien estuvo de visita hasta el miércoles en Costa Rica y publicó en Twitter que «prohibir arbitrariamente a la líder de la oposición @chamorrocris refleja el temor de Ortega a unas elecciones libres y justas. Los nicaragüenses merecen una democracia real”.

La oficina del Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo a través de un comunicado que «Nicaragua se encamina a las peores elecciones posibles y este nuevo atentado a la democracia verificado ayer imposibilita más aún la existencia de elecciones libres, justas y transparentes en el país”.

«Acciones como ésta restan toda credibilidad política al gobierno y a los organizadores del proceso electoral”, dijo el despacho de Almagro.

Analistas políticos sostienen que Ortega podría estar preparándose para una negociación y que tendría como “rehén” a Chamorro que, junto a su esposo, Antonio Lacayo, fue aliada del sandinismo en las elecciones de 2001. 

Ortega dijo que después de las elecciones de noviembre su régimen abriría espacios de diálogo con el sector privado, asumiendo que “ganaría” los comicios de noviembre. 

Noticias de España

.
Fondo newsletter