«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
NO HAY SEÑALES QUE INDIQUEN QUE HABRÁ ELECCIONES LIBRES EL 7 DE NOVIEMBRE

Ortega ignora las reformas electorales propuestas por la OEA

Régimen de Nicaragua. El tirano nicaragüense, Daniel Ortega.
El tirano nicaragüense, Daniel Ortega. Reuters

A medida que se acerca el mes de mayo, el plazo otorgado por la Organización de Estados Americanos (OEA) al régimen de Daniel Ortega para las reformas electorales, el panorama luce más incierto para los distintos sectores de la oposición nicaragüense, ni Ortega ni la OEA han informado sobre el avance de esas reformas que ofrecerían condiciones mínimas necesarias para unos comicios libres y transparentes.

El director ejecutivo de la Alianza Cívica, José Dávila, dijo que el régimen no ha consultado ni informado sobre lo que está haciendo en torno a las siete reformas electorales sugeridas por la OEA. Ortega sigue ignorando a la oposición, pese a que anunció que habrá elecciones el próximo 7 de noviembre.

Tampoco la “OEA ha informado como va su comunicación con el Gobierno de Nicaragua en el avance de estos meses sobre las reformas electorales”, dijo el también exembajador de Nicaragua en Alemania y Suiza durante la administración de Violeta de Chamorro y catedrático universitario.

El caudillo sandinista también ha ignorado el llamado de la comunidad internacional en torno al respeto a los derechos humanos y las reformas electorales, esta última considerada por la oposición la única vía para un cambio de sistema político. Nicaragua se ha enfrentado a dos guerras en los últimos 43 años. La guerra de liberación contra la dictadura somocista y la guerra contra la primera dictadura sandinista que dejó miles de muertos y mutilados.

No hay confianza en el sistema electoral de Nicaragua, en este momento se ha venido luchando desde el 2018 por reformas electorales, por adelantar las elecciones por cambios de magistrados, pero ha sido difícil y se lo ha pedido la comunidad internacional, la Unión Europea al régimen, la Organización de Estados Americanos (OEA), el Grupo de Lima, la ONU, le han pedido reformas electorales y elecciones libres, pero hasta el momento no se ve ninguna señal, que indique que habrá elecciones libres en Nicaragua. Solo hay palabras y nada de hechos concretos. Así es que en este momento no hay condiciones óptimas para ir elecciones”.

Hasta ahora solo dos funcionarios del oficialismo se refirieron al tema a finales de 2020, asegurando que Ortega va a realizar las reformas electorales, desde entonces ningún otro vocero de la dictadura se ha pronunciado. A dos meses de vencerse el plazo de la OEA, no hay indicios de que Ortega cumplirá.

“Ese es el punto principal de la Alianza Cívica, ahora aliada con el partido político Ciudadanos por la Libertad (CxL), esa sigue siendo la lucha: abrir el espacio para reformas electorales, mejorar las condiciones para unas elecciones libres, cambios de magistrados, revisión del padrón y observación internacional. Pero nada de esto ha ocurrido todavía. El régimen sigue cerrado y no sabemos si se dará de aquí a mayo, que es el plazo que la OEA le ha señalado como límite para las reformas. Vamos a ver qué pasa”, apuntó el exdiplomático.

Alianza Cívica y el partido político Ciudadanos por la Libertad se han organizado la Alianza Ciudadana.

No hay unidad

Dávila reconoce que los distintos sectores de la oposición no han logrado ponerse de acuerdo.

“Los nicaragüenses estamos unidos exigiendo con la OEA para que el Gobierno de muestras de avance con las reformas, lamentablemente es cierto que no hay unidad. La unidad está hecha con otros criterios. En estos momentos la Alianza Ciudadana que integramos con Ciudadanos por la Libertad tiene dos puntos fundamentales para una unidad verdadera en la acción que son las reformas electorales y condiciones para elecciones libres”.

Dávila afirmó que la Alianza Ciudadana apoya las siete reformas sugeridas por la OEA, que permitirían mejorar las condiciones para unas elecciones libres y competitivas.

Las mismas giran en torno a mejoras las condiciones de las elecciones, entre ellas, cambios de magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE), que actualmente responden al régimen de Ortega y han avalado los siete fraudes electorales; auditoría del padrón electoral en un país donde hasta los muertos votan, conteo a pie de urnas, presencia efectiva de los actores políticos en las mesas de votación, observación nacional e internacional.

Miembros de la Alianza Ciudadana – Twitter/Alianza Cívica

¿Participación en elecciones?

“Es un tema no definido”, dijo Dávila.

“Estamos apoyando las siete reformas que exige la OEA porque son prácticas y necesarias. Si esas reformas no se dan habría que decidir si se participa o no. Pero esa decisión deberíamos hacerla toda la oposición unida. En este momento lo que cabe es una unidad en acción masiva presionando por elecciones libres, por la libertad de los presos políticos, por el retorno seguro de los exiliados, por todas esas condiciones que permitan unas elecciones libres, pero en este momento no existen todavía”, acotó.

Reconoce que no hay mucho tiempo para esas reformas que cada vez se observan más distantes para una participación justa en los comicios.

“De nada va a servir que unos digan sí y otros no. Hay que estar unidos en contenido, alrededor de un proyecto político, al programa democrático post Ortega, esa es la única unidad que nos puede garantizar que alcancemos la democracia que deseamos los nicaragüenses”, puntualizó el director ejecutivo de la Alianza Cívica.

Propuesta de la Alianza Ciudadana

“La unidad que proponemos es que se abra el sistema, que haya una reforma democrática. Esa es la lucha de la Alianza Ciudadana compuesta por CxL y la Alianza Cívica, por eso estamos dialogando con organizaciones civiles, se esta buscando el dialogo. La idea de la Alianza Ciudadana es llegar a una única alianza electoral, un solo candidato,que pueda enfrentar al régimen si hay elecciones, si hay condiciones y dar una buena batalla que melle el poder de Daniel Ortega”.

Dávila asegura que trabajan en función de la unidad de la oposición, pero concreta. “La Alianza Unida se está ofreciendo como la opción electoral para que nos agrupemos, ha hecho un llamado público al diálogo. Estamos aliados con CxL, que es la casilla más aceptable que hay en la oposición”, consideró.

La Alianza Ciudadana ha sido señalada de no aceptar la unidad propuesta por la recién creada comisión de “Buena Voluntad”.

“Estamos en nuestro proceso de unidad, de acción primero, para que luego desemboque en una gran alianza electoral con candidato único. La unidad no puede ser monopolio de la Coalición [Nacional], todos somos importantes para la unidad, y todo lo que se haga por la unidad es bienvenido, incluyendo la labor de Buena Voluntad. Todos debemos de trabajar en una unidad creíble y con legitimidad”.

La Coalición Nacional creada a mediados del 2020, aglutina en su mayoría a sandinistas disidentes y organizaciones de izquierda y extrema izquierda. De acuerdo con nicaragüenses consultados, las razones ideológicas es una de las causas de la división de la oposición.

La empresa privada que antes de 2018 estuvo aliada a Ortega, forma parte de la Alianza Cívica, integrada a la Alianza Ciudadana.

“Tenemos que trabajar en función de una casilla, de un plan de Gobierno y de un candidato único, de estar unidos todos, unidad no alrededor de siglas, ni de caudillos, ni de determinados intereses, ni siquiera de candidatos diría yo, sino unidad de presionar a Ortega para que haya elecciones libres”, subrayó Dávila.

@FloresJudith7

.
Fondo newsletter