PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Polonia avisa a la UE: no aceptará una reducción de emisiones que implique un incremento en el coste de la energía

condiciona la negociación sobre el paquete climático a la aprobación de los fondos de recuperación
Ursula Von der Leyen y Mateusz Morawiecki en la Eurocámara. EUROPA PRESS Ursula Von der Leyen y Mateusz Morawiecki en la Eurocámara. EUROPA PRESS

El Gobierno de Polonia ha avisado de que no quiere seguir hablando del paquete climático ‘Fit for 55’ de la Comisión Europea hasta que el Ejecutivo comunitario no haya dado luz verde al desembolso de los fondos de recuperación postpandemia, que suman unos 36.000 millones de euros en el caso polaco.

El primer ministro, Mateusz Morawiecki, llevó el martes a la Eurocámara sus críticas contra el «chantaje» del que Varsovia es víctima, después de que Bruselas haya cargado en reiteradas ocasiones contra el Estado de Derecho en Polonia.

El viceministro de Exteriores polaco, Waldemar Duda, ha afirmado que «la secuencia (de acontecimientos) debe ser clara». «Primero, los fondos de reconstrucción, después, la discusión sobre el paquete climático», ha dicho, en una entrevista a la cadena Polstan.

El plan esbozado por la Comisión Europea plantea reducir las emisiones de dióxido de carbono de la UE en un 55 por ciento para el año 2030, pero Polonia también quiere que se tengan en cuenta sus «términos». «Esto significa que este paquete no debe incrementar el coste de la energía«, según Duda.

Morawiecki defiende la soberanía de Polonia

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, ha acusado este martes a la Unión Europea de doble rasero y tratar de chantajear a Polonia por la sentencia de su Tribunal Constitucional que cuestiona la primacía del Derecho europeo. El líder polaco, en su defensa de la soberanía de Polonia, ha avisado de que son los Estados miembro los «dueños» de los Tratados.

«El chantaje se está convirtiendo en una práctica habitual en algunos Estados miembro y no es esa la base de la democracia», ha asegurado Morawiecki en un debate en el pleno del Parlamento europeo.

En este sentido, el mandatario polaco ha reclamado «las mismas reglas del juego para todos» y considerado «inaceptable e inadmisible» el «chantaje financiero» y las amenazas de sanciones que recibe de parte de las instituciones europeas, en referencia al retraso en la aprobación del plan nacional polaco que permitiría a Varsovia acceder a los fondos europeos de recuperación.

Deja una respuesta