«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
TRIBUNA LIBRE

Segunda vuelta en Ecuador: ¿quién está detrás de la petición de voto nulo?

A tan solo días de que el Ecuador tome una decisión en las urnas sobre su futuro, hay quienes apelan por el voto nulo. 

Las organizaciones detrás de esta campaña antipatriótica del voto nulo son en su mayoría líderes de la agrupación indígena CONAIE y su brazo político Pachakutik. Hace unos meses atrás pude debatir con una de sus líderes, una mujer en principio interesante, pero que lleva dentro de ella un resentimiento y confusión que es, sin duda, el alma de un movimiento indígena manipulado por años a odiar todo lo que representa la libertad y la prosperidad. 

Lo más interesante es que una de las luchas históricas del movimiento es la «reivindicación de derechos de los pueblos y nacionalidades indígenas». Pero cabe una pregunta, ¿no es acaso el derecho al voto uno de ellos? 

El movimiento indígena fue aplastado, destruido y divido por el régimen del expresidente Rafael Correa, hoy con su candidato Andrés Arauz las cosas no han cambiado, sin siquiera ser gobierno ya vemos a los diferentes personajes de estas agrupaciones atacarse unos a otros y apoyar diferentes corrientes. Algunos hablan del hito histórico que levantó a los pueblos indígenas en octubre del 2019, pero… ¿qué tiene que ver una lucha loable del pueblo con la destrucción y anarquismo que promovieron ciertos líderes indígenas como Jaime Vargas y Leónidas Iza?

Estos dos se han divido: Jaime Vargas ha dado el apoyo frontal a Andrés Arauz, quizá desmemoriado ante quienes destruyeron su movimiento o muy bien motivado por intereses que aún desconocemos, pero que podemos prever conociendo el modus operandi del socialismo del siglo XXI, y Leónidas Iza ha lanzado un campaña por el voto nulo con un mensaje marxista claro «no seremos aliados de las derechas, nuestro objetivo es destruirlas» y dice en palabras -que crean dudas- que tampoco apoyaran al candidato correísta.

Entonces, ¿por qué anular el voto? Iza y demás líderes indígenas que promulgan el voto nulo no se han dado cuenta aparentemente que es mejor tener a Guillermo Lasso en el poder -para ser su oposición- que volver a tener a una tiranía perseguidora que no dará tregua alguna a sus opositores, una vez que se sienten en el sillón de Carondelet. 

El voto nulo es un voto antipatriótico, sobre todo en una elección donde el país se juega la libertad, la democracia, la prosperidad, la seguridad jurídica y civil, y fundamentalmente el futuro de sus familias contra una tiranía internacional que ya ha demostrado su capacidad destructiva en Cuba, Venezuela, Argentina, Bolivia y ahora también en España de mano del hijo pródigo de Rafael Correa, Pablo Iglesias. 

El Ecuador debe ver más allá de Guillermo Lasso que puede o no gustarnos, podemos o no diferir con sus ideas o manejos, pero que al menos nos asegura la libertad de poder trabajar mañana sin un Estado intervencionista y poder levantar nuestra voz contra su Gobierno si es necesario sin tener que mirar a nuestras espaldas por si una bala perdida nos da en la nuca.

Votar nulo es votar contra el Ecuador, es la cobardía de no poder decidir entre un país de libertad o retornar a un país de tiranía, imposición, persecución y corrupción. El 11 de abril el Ecuador decide entre el camino democrático o devolverle el poder absoluto al nuevo líder del socialismo del siglo XXI, Rafael Correa.

.
Fondo newsletter