‘El trabajo os hará hombres’, así curaba el Ché a los gays