'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

E-S-P-A-Ñ-A; no es tan difícil, caramba

Bueno, ya se consumó el aquelarre, ante la mirada impávida de Mariano y el estupor de toda España, muy especialmente de esa España que le llevó a la Moncloa. ¿Quién podía imaginar en 1978, cuando Alianza Popular tenía por lema ‘España, lo único importante’, que por ‘España’ se referían en realidad al Ibex?
¿Quién hubiera supuesto que un Gobierno del partido de los ‘chicos de la banderita’ de antaño asistiría impotente e impasible ante la escenificación, en una institución estatal, de la disolución de España?

El PP ha demostrado sobradamente que no es «el mal menor». Es el mal. Viví adulto la larga etapa de Felipe González y no puedo, por tanto, idealizar esos gobiernos que actuaban como una banda de golfos apandadores; pero apuesto a que cualquiera de esos gobiernos, que el propio González, jamás hubiera permitido lo de ayer sin una respuesta contundente. Había que esperar a la acomplejada derechita.

Empiezo hoy con El Mundo, que considera lo que sucedió ayer lo bastante grave como para sacar a primera el inicio de su editorial, ‘Firmeza ante el golpe totalitario del separatismo en Cataluña’. El titular de la noticia principal es ‘Secuestro de la democracia para fracturar España’.

He elegido El Mundo para abrir la sección de titulares porque el suyo incluye las dos palabras que se han venido alternando a lo largo de toda la crisis: democracia y España, la primera como término omnipresente, la segunda como elipsis vergonzante.
Es significativo cómo parecen querer convencernos de que lo realmente grave del separatismo es lo que tiene de ataque a ‘la democracia’, un régimen que ha gobernado nuestro país o cualquier país verdaderamente viejo una fracción de nuestra historia, y no a la propia nación.
Es un curioso contagio semántico ese que ha convertido a ‘democrático’ en casi perfecto sinónimo de ‘bueno’ en lugar de describir un sistema de selección de líderes políticos. Los políticos son extremadamente duchos en esta cobarde confusión verbal en la que se elige el término jaleado por la élite en lugar de escoger la palabra adecuada, como cuando, recientemente Inés Arrimadas denunció como «machista» un comentario en Facebook que era en realidad pura maldad y deseo de daño.
El Mundo ha entendido que la ‘democracia’ es el instrumento que, pervertido y deformado, se usa en este proceso, pero que el objeto al que se ataca es España.

El País, por ejemplo, como análisis de su titular de primera, ‘Los separatistas imponen su referéndum en el Parlament’, dedican al asunto un solemne editorial (‘Naufragio del ‘procés’) en el que la palabra ‘Cataluña’ aparece cinco veces y la palabra ‘España’, ninguna.
Quizá eso tenga algo que ver con lo fácil que les está resultando a los ‘indepes’ todo este asunto. Como decía Oscar Wilde sobre la homosexualidad, ahora el patriotismo español se ha convertido en «el amor que no se atreve a decir su nombre». Y entre algo, por disparatado que sea, y la nada, pierde siempre la nada.
Pero en estas cosas uno siempre debe esperar, sin temor a quedar defraudado, que sean los órganos oficiosos de la derechita los que obtengan el primer premio en el concurso de vileza y cobardía.

No hay España alguna en la portada de ABC, ‘Golpe de Estado en el Parlament’, pero al menos no babea el rotativo con referencias bienquedistas.


Para eso hay que llegar a la primera de La Razón, tan nihilista y acomplejada como sus amos, y encontrar el tristemente previsible ‘Secuestro de la democracia’.
Piénsenlo un minuto. El gobierno catalán se declara pública y abiertamente en rebeldía, con campana, libro y velas, contra el Estado común, contra España, y el diario más de derechas del quiosco anuncia el asunto como ‘secuestro de la democracia’.
La Gaceta debería proporcionarme, como parte de las herramientas de trabajo para hacer el Trasgo, una de esas bolsas de papel que ofrecen las aerolíneas en sus vuelos.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter