«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
uno de los pasillos de emergencia se utilizaba como almacén

Descubren una salida de emergencia cerrada con dos candados en la discoteca Teatre de Murcia

Fachada de la discoteca Teatre de Murcia tras el incendio. Europa Press

El último informe de la Jefatura de Bomberos de Murcia sobre el incendio de las discotecas en Las Atalayas revela una nueva información: la sala Teatre contaba con una salida de emergencia inutilizable, puesto que estaba cerrada con candados la noche que murieron calcinadas 13 personas. Según se ha hecho público el informe de los bomberos, en esa sala se originó el fuego, que más tarde se extendió a la discoteca Fonda.

Mientras trataban de acceder a la discoteca para rescatar a las personas atrapadas por el fuego, los bomberos tuvieron que derribar varias puertas de emergencia, que debían estar abiertas. En concreto, accedieron a un pasillo de emergencia «que usaban como almacén» y las demás puertas para el acceso estaban cerradas e inutilizables. Según han confirmado fuentes cercanas al caso, un agente de bomberos usó una herramienta Halligan para reventar varias puertas.

El mismo informe de la Jefatura de Bomberos ha revelado que la trágica noche del 1 de octubre los bomberos tuvieron que trabajar con temperaturas superiores a los 500 grados centígrados, en un local repleto de llamas. Las placas superiores del techo se encontraban, según el testimonio de varios agentes, «en un color rojo vivo», mientras se deformaba la cubierta de la discoteca.

La última información, relativa al acceso de las puertas de emergencia, ha hecho saltar las alarmas de las precarias condiciones de los locales. En concreto, los bomberos «forzaron dos puertas bloqueadas con cadenas y candados, que dan acceso en primer lugar a la puerta trasera de emergencia de la discoteca Golden». Aquella noche, durante sus labores de rescate, también encontraron «una reja de acordeón cerrada a dos alturas con candado».

Lo que ha llamado la atención, sin embargo, es el conocimiento que el consistorio tenía de estas condiciones ilegales. Según los documentos que analiza el Juzgado, que está investigando los sucesos mortales como homicidios imprudentes, el Ayuntamiento sabía que esta salida estaba inutilizada. Los funcionarios municipales alertaron, en 2018, que en la salida de emergencia había «unas puertas que declaran mantener abiertas cuando la actividad se encuentra en funcionamiento». Un local que disponía en «su corredor de un cerramiento con candado y de diferentes enseres dispuestos en la zona de evacuación».

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter