El silencio mediático ante la puesta en libertad de 'La Manada argelina'

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.


Los medios de comunicación pasan por alto la libertad de cuatro supuestos violadores a una joven de 19 años.


Apenas 24 horas después de que la Audiencia Provincial de Navarra decretara la libertad provisional bajo fianza de los miembros de La Manada, un juez de Alicante tomaba la misma decisión con un joven argelino acusado de participar en una violación múltiple a una joven que se prolongó durante horas.
Sorprende, o no tanto teniendo en cuenta sucesos anteriores, el diferente trato mediático que los grandes medios han realizado de los casos. Mientras los sevillanos, condenados por abuso sexual, han sido perseguidos hasta las puertas de sus casas, apenas se conocen detalles sobre estos cuatro argelinos.
El joven detenido en Alicante pertenece a una acaudalada familia de Orán y se encontraba en España pasando unos días de vacaciones. La Policía lo detuvo en el La Manada argelinaaeropuerto horas después de la presunta violación cuando, al parecer, intentaba huir del país.
Dos de sus acompañantes quedaron en libertad tras declarar y el otro se dio a la fuga. El único hombre encarcelado insistió en que las relaciones fueron consentidas, pero la realidad es bien diferente. Finalmente, tras semanas de negociación, su abogado logró su puesta en libertad y no volverá a prisión hasta que exista una sentencia firme.
Los hechos
El suceso tuvo lugar a mediados de abril, cuando la joven cuando la joven conoció a un varón en una discoteca de la zona de ocio del puerto de Alicante.
Tras invitarla a bebidas alcohólicas, según la Policía Nacional, le insistió en que le acompañase a su casa.
Una vez en la vivienda, varios jóvenes salieron de las habitaciones y, junto a la persona que iba con la chica, la agredieron presuntamente. La víctima intentó sin éxito huir.
Luego, uno de los sospechosos la condujo a la calle, «donde desesperadamente la joven pidió auxilio en el primer establecimiento comercial que encontró. Desde allí, una llamada alertó a los agentes» de lo ocurrido, según la Policía Nacional.

Deja una respuesta