«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
20.000 unidades

Hertz venderá sus vehículos eléctricos para comprar modelos con motor de combustión

Foto de archivo de Hertz. Europa Press

Junto con las consecuencias de la inmigración ilegal o la inefectividad de las mascarillas, el distanciamiento social y otras medidas contra la pasada pandemia, el fracaso del vehículo eléctrico forma parte de esa manada de elefantes en la habitación que ni los políticos ni los medios de comunicación quieren ver.

¿Se habrían vendido en España en 2023 casi 140.000 vehículos eléctricos e híbridos enchufables si el Gobierno socialista no los subvencionase y los Ayuntamientos no estuviesen cerrando las ciudades a los demás automóviles?

La empresa norteamericana de alquiler de coches Hertz ha contestado a esa pregunta con una respuesta que debería de ser científica, pues se basa en los números. Y es no.

En una decisión que habrá dejado pasmados a los miembros de esas ONG financiadas por los plutócratas para convencernos de que nos alimentemos de insectos y nos movamos en bicicleta, la dirección de Hertz ha anunciado la venta de un tercio de los vehículos eléctricos de su flota en Estados Unidos. En una segunda bofetada a los calentólogos, usará ese dinero para comprar coches con motor de combustión.

Se trata de 20.000 unidades, en las que se incluyen varios miles de coches de la marca Tesla, a los dos años de que las empresas Herz y Tesla firmasen un acuerdo por el que la primera ofrecía a sus clientes los vehículos fabricados por la segunda. También hay modelos de BMW y Chevrolet en la oferta. Herz vende sus unidades del Tesla 3 por 20.000 dólares, casi la mitad del precio de compra.

Los clientes de Hertz no demandan vehículos eléctricos, porque las baterías se descargan pronto (y más rápido en invierno) y por comodidad, ya que no quieren perder su tiempo buscando postes de recarga. Además, para la empresa los costes de reparación en caso de accidentes o de sustitución de las baterías son superiores a los de los coches que funcionan con diésel o gasolina.

El rechazo de los clientes y los gastos de mantenimientos sin duda deber de ser altos, ya que Hertz calcula una pérdida de unos 245 millones de dólares por la operación, que será de 12.250 dólares por unidad. Pero el cliente manda, como están aprendiendo todas las empresas que optan por lo woke o por lo verde y, en consecuencia, entran en pérdidas.

Dos grandes fabricantes de automóviles, Ford y General Motors, han reconocido que disminuirán la fuerza dedicada a los eléctricos y la trasladarán a los vehículos de verdad demandados por los clientes. Un indicio más de que la burbuja de los coches eléctricos se está deshinchando es la bajada de sus precios de venta en Estados Unidos el año pasado.

Otra empresa dedicada al alquiler, la alemana Sixt, también ha anunciado la venta de parte de sus vehículos eléctricos.

.
Fondo newsletter