«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Señala que las manifestaciones por todo el país están «justificadas»

AfD reitera su apoyo a los agricultores y a las pymes, y exige al Gobierno de Scholz que reduzca ya la carga fiscal que soportan

La líder de AfD, Alice Weidel apoya a los agricultores. Red social X

El partido Alternativa para Alemania (AfD), en auge en todos los sondeos ante la caída del la coalición del semáforo que lidera el canciller Olaf Scholz, ha reiterado su apoyo a las protestas de los tractoristas, del mundo rural y de pymes ante la supresión de los subsidios al diésel, que encarecerá de forma progresiva el precio del combustible, y otras medidas que agudizarán la ruina de sus sectores.

«Ya no se trata sólo de agricultores, sino de un levantamiento de las clases medias y de los trabajadores. Miles de personas protestan en numerosas ciudades y expresan su descontento con un Gobierno completamente desconectado y anticiudadano«, afirmó la formación el pasado lunes, antes se aseverar que su posición es «clara» y que la protesta no sólo es constitucional y democrática, «sino que también está justificada en su esencia».

Así, el partido de derecha soberanista recuerda que durante años «toda la clase media fue intimidada, patrocinada y explotada por la UE, y por gobiernos federales de distintos tipos». «Por eso AfD pide un alivio masivo: poner fin a la política energética ideológica (…), reducir los impuestos sobre la energía y los combustibles, etc». «En lo que respecta al diésel agrícola, los manifestantes también plantean críticas que el AfD también denuncia desde hace años. La eliminación de un supuesto ‘subsidio’ al diésel agrícola es en realidad un aumento impositivo injustificado», añade.

En este sentido, Alternativa para Alemania incide en que lleva tiempo haciendo campaña «para frenar la excesiva carga fiscal» y reclama que se duplique la devolución del diésel agrícola (su grupo parlamentario ya presentó en octubre del año 2022 una moción en el Bundestag). También insiste en reclamar una importante reducción fiscal para todas las medianas empresas. «Alemania es un país con impuestos elevados y no tiene un problema de ingresos, sino más bien de gastos. Queremos abordar el gasto interminable en inmigración, transición energética y radiodifusión pública para poder aliviar la carga de los agricultores, los empleados y las medianas empresas».

+ en
.
Fondo newsletter