«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
DETENIDOS POR ORDEN DEL GOBIERNO DE TUSK POR PRESUNTO ABUSO DE PODER

Antiguos jefes de los servicios secretos polacos exigen la «liberación inmediata» del exministro del Interior y su mano derecha

Imágenes de los miembros del antiguo Gobierno detenidos. Europa Press.
Imágenes de los miembros del antiguo Gobierno detenidos. Europa Press.

Varios antiguos jefes de los servicios secretos de Polonia han emitido de forma conjunta una misiva al Ministerio de Justicia para pedir la «liberación inmediata» de el exministro del Interior Mariusz Kaminski y el que fuera su ‘número dos’, Maciej Wasik, detenidos tras ser acusados de abuso de poder cuando trabajaban para la Oficina Central Anticorrupción.

La carta está firmada por el exjefe de la Oficina Central Anticorrupción Ernest Bejda; el antiguo responsable del Servicio de Inteligencia Militar, el general Marek Lapinski; los exjefes del Servicio de Contrainteligencia, los generales Maciej Szpanowski y Maciej Materka; o el antiguo encargado de la Agencia de Seguridad Interna y exjefe de Inteligencia, el general Witold Marczuk.

Según ellos, la detención de Kaminski y Wasik representa «una prueba clara» para los actuales responsables de la lucha contra la corrupción, de que «no vale la pena actuar en caso de sospechas sobre personas y grupos influyentes», lo cual han catalogado como «devastador para la seguridad de Polonia», recoge la agencia de noticias PAP.

«Pedimos su liberación inmediata de prisión. Encarcelar a personas que han hecho contribuciones tan destacadas a Polonia, que han estado persiguiendo la corrupción durante años y que son responsables de la seguridad de Polonia, es indignante», reza la carta de los antiguos responsables de seguridad, en su mayoría pertenecientes a la rama militar del país.

Kaminski y Wasik, ambos miembros del partido Ley y Justicia (PiS), anteriormente en el gobierno, fueron condenados el 20 de diciembre a dos años de prisión por abuso de poder durante su andadura en la Oficina Central Anticorrupción. La Policía logró detenerles la semana pasada después de que Kaminski llegara incluso a refugiarse en el palacio presidencial.

Tras esto, el presidente polaco, Andrzej Duda, inició un procedimiento de indulto y pidió al ministro de Justicia y fiscal general, Adam Bodnar, que suspendiera la ejecución de las penas mientras se llevara a cabo el proceso de indulto. Duda también ha recordado que los políticos fueron indultados también en 2015, en un proceso cuestionado por expertos y juristas.

+ en
.
Fondo newsletter