«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
LLAMA A «ABRIR LOS OJOS» EL 9-J A LA ÉLITE EUROPEA

El director político de Viktor Orbán reitera su rechazo al plan migratorio de Bruselas: «Los húngaros no queremos inmigrantes ilegales»

Balázs Orbán and Viktor Orbán. Red social X

Balázs Orbán, director político del primer ministro de Hungría y diputado en el Parlamento del país, ha manifestado que se necesita «un cambio» en Bruselas porque entre la élite de la Unión Europea «prevalece el principio de que los ciegos guían a los ciegos».

«Bruselas es incapaz de detectar los problemas europeos existentes, por eso el objetivo de las próximas elecciones al Parlamento Europeo es abrirles por fin los ojos», ha señalado en un mensaje en la red social X, entre Twitter, en el que reitera que el acontecimiento político más significativo de 2024 serán las elecciones europeas del próximo 9 de junio.

«La elite bruseliana ha sido incapaz de ver durante mucho tiempo los problemas reales del ciudadano europeo común. Están ciegos ante la afluencia masiva de inmigrantes ilegales; la necesidad de brindar protección a los niños europeos contra el adoctrinamiento liberal (progresista) y la ideología de género; los peligros del apoyo continuo a la guerra; las consecuencias económicas de las sanciones desacertadas; al aumento de los costes de los servicios públicos debido a la forzada transición verde; y la actual pérdida de competitividad europea como resultado de la desintegración económica», ha añadido Balázs Orbán.

En su escrito denuncia que esta falta de visión por parte de Bruselas se nota especialmente en la inmigración. «En toda Europa somos testigos de crecientes presiones migratorias. El número de cruces fronterizos ilegales en las fronteras exteriores de la UE en 2023 aumentó un 17% en comparación con 2022, alcanzando los 355.300, la cifra más alta desde 2015″, ha manifestado.

Así, ha recordado que sólo el número de intentos de entrada en la frontera sur de Hungría ascendió a casi 171.000. «Hungría lleva ocho años diciendo que el enfoque de Bruselas ante la crisis migratoria resultó ser un fracaso, que el problema debería mantenerse fuera de Europa y que debería abordarse justo donde surge. Una vez que has puesto un pie en la UE, es difícil sacarte».

Balázs Orbán ha subrayado que en el primer semestre de 2023 se consideró que 217.070 personas extracomunitarias habían sido expulsadas, pero al final sólo fueron menos de una quinta parte. «El resto permanece en Europa como inmigrantes ilegales». «Hungría tiene razón al afirmar que sólo hay una forma de detener la inmigración ilegal: hacer que quienes quieran entrar en la UE esperen fuera de la UE hasta que se tome una decisión. La inmigración ilegal debe detenerse en la frontera y los problemas deben resolverse donde surgieron en lugar de traerlos a Europa».

En este sentido, ha reprochado que Bruselas no haya aplicado el modelo húngaro, «que funciona», y se haya lanzado a imponer un pacto migratorio que es parte del problema. «Busca establecer guetos de inmigrantes e introducir una cuota obligatoria. Nosotros, los húngaros, no queremos inmigrantes ilegales, no queremos construir guetos y no queremos sufrir las consecuencias de las decisiones equivocadas adoptadas por Bruselas».

«Las elecciones al Parlamento Europeo brindan la oportunidad a los ciudadanos de decidir si quieren mantener en el poder a la élite ciega de Bruselas o si quieren liderar el cambio. Esperamos que prevalezca el último escenario y que los votantes confíen en los partidos de derecha de Europa y de Hungría que buscan respuestas a los problemas reales de los pueblos», ha concluido.

+ en
.
Fondo newsletter