«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
A PARTIR DEL PRÓXIMO 1 DE JULIO

La lucha contra la inmigración ilegal será la «máxima prioridad» para la Presidencia húngara de la UE

El ministro de Exteriores húngaro, Peter Szijjártó. Europa Press

El ministro de Exteriores de Hungría, Péter Szijjártó, ha iniciado este lunes en Viena una serie de consultas sobre las prioridades de la presidencia húngara del Consejo de la Unión Europea con la esperanza de recibir el apoyo austríaco para la lucha contra la inmigración ilegal en toda Europa.

«Estoy en la capital austríaca porque hemos empezado las consultas para que la presidencia húngara de la UE sea exitosa en las prioridades más importantes», explicó Szijjártó tras entrevistarse con su homólogo, Alexander Schallenberg.

Hungría asumirá la presidencia del Consejo de la UE el 1 de julio de este año por un periodo de seis meses. El ministro húngaro destacó que en el tema de la inmigración ilegal «se necesita un cambio profundo en Bruselas» y en las políticas migratorias comunitarias.

Entre otros aspectos, reiteró que en vez de dejar que los inmigrantes lleguen hasta la Unión Europea se debería proporcionar ayuda en las zonas de origen (África, por ejemplo) con inversiones y programas especiales. Las políticas para frenar la inmigración ilegal serán la máxima prioridad para la presidencia húngara, enfatizó el ministro.

En el marco de la visita, Péter Szijjártó también ha aprovechado para hacer especial mención a la situación que vive Hungría con respecto a la inmigración ilegal: «Vienen desde el sur a través de la ruta de los Balcanes, desde no muy lejos. No tienen absolutamente ningún derecho a entrar en Hungría, no tienen derecho a violar nuestras fronteras y no tienen derecho a entrar en la Unión Europea».

Asimismo, ha recalcado que antes de llegar a territorio húngaro estos inmigrantes ilegales pasan por una serie de países seguros que, de ser refugiados, también podrían proporcionarles asilo. «Gracias a Dios no hay guerra en Serbia, no hay guerra en Macedonia del Norte y no hay guerra en Grecia, por lo que los que llegan por la ruta de los Balcanes desde la frontera húngaro-serbia pasan por lo menos por tres países seguros». «Sólo nosotros, los húngaros, tenemos derecho a decidir con quién estamos dispuestos a vivir en nuestro propio país», ha concluido.

+ en
.
Fondo newsletter