«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
tras levantar Alemania su veto

Los 27 aprueban la prohibición de motores de combustión en 2035

Europa Press

Los Veintisiete han aprobado este lunes el acuerdo que prohibirá la venta de motores de combustión, incluidos los de diésel, gasolina e híbridos, a partir de 2035 después de que Alemania haya accedido a levantar su veto tras forzar un acuerdo con la Comisión Europea para aclarar el encaje que tendrán a partir de esa fecha los combustibles sintéticos.

En una reunión a nivel de embajadores en Bruselas, los 27 han decidido incluir como punto sin discusión el acuerdo en el orden del día del Consejo de ministros de Energía de este martes, lo que, en la práctica, supone dar luz verde a la nueva norma y someterlo al voto de los ministros para su formalización.

Según han informado fuentes comunitarias, el acuerdo cuenta ya con el respaldo de Alemania, pero tendrá el rechazo de Polonia e Italia, además de la abstención de Bulgaria, si bien, con el cambio de Berlín, este grupo de países deja de tener peso suficiente para bloquear el acuerdo.

El acuerdo se ha materializado semanas después de que las reservas de Alemania se sumaran a las de Italia –que reclamaba una excepción a los biocombustibles– y obligaran a aplazar la votación sin nueva fecha, hasta que este sábado el vicepresidente para el Pacto Verde Europeo, Frans Timmermans, anunciase un acuerdo con Berlín para el levantamiento de su veto.

Las dudas de último momento de ambas delegaciones generaron inquietud en las instituciones dado que podían poner en riesgo la adopción de una norma que forma parte del paquete climático que la UE quiere impulsar esta legislatura para reducir, al menos, en un 55% las emisiones contaminantes del bloque en el horizonte de 2030 respecto a las de 1990.

La medida ya se aprobó en el pleno del Parlamento Europeo del pasado 14 de febrero, pero fue en las negociaciones a nivel de Estados miembro donde Alemania mostró sus reticencias sobre un acuerdo entre instituciones que ya se acordó el pasado otoño.

Desde la Comisión Europea defienden que este encaje de los combustibles sintéticos no afectará al acuerdo cerrado ya entre el Parlamento Europeo y los Veintisiete en cuanto a la prohibición de comercializar los vehículos de combustión en la UE a partir de 2035, mientras que fuentes diplomáticas subrayan que lo importante ahora es evitar que este tipo de maniobras «debiliten» el funcionamiento de las instituciones europeas, ya que esta es la «verdadera preocupación».

+ en
.
Fondo newsletter