«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Mattarella, el hombre que dinamitó la Unión Europea

¿Veis lo que habéis conseguido, eurócratas; os dais cuenta de lo que pasa cuando dejáis que los nervios os traicionen?

Al vetar el gobierno propuesto por la coalición vencedora en las urnas y llamar a un tipo del FMI, Carlo Cottarelli, para formar un gabinete ‘técnico’, sin duda por encargo de Bruselas, el presidente Mattarella acaba de clavarle la puntilla a la Unión Europea.
La desesperación lleva a estas cosas. La excusa de Mattarella ha sido que uno de los ministros propuestos, Paolo Savona, para Hacienda, ha aconsejado en numerosas ocasiones a los gobiernos que preparen un plan para una eventual salida de Italia del euro. Ergo la coalición estaba planeando salir del euro. Ergo su nombramiento ponía nerviosos a los mercados, precipitando una crisis financiera. Esto sería una irresponsabilidad, con lo que mejor nombrar un gobierno técnico. Esta decisión, naturalmente, provocó el pánico en los mercados.
En qué cabeza cabe. Dile a un pueblo que su opinión no cuenta, y lo verás encastillarse en ella con más fuerza. Hasta muchos que no han votado a ninguno de los dos partidos de la coalición están indignados por la burla a la democracia que supone semejante gesto, y empiezan a abrir los ojos ante lo que hasta ayer tomaban como una paranoia de la Liga y el M5E, a saber: que en Italia la opinión de los italianos no pintaba nada, que es Alemania -por extensión, la UE- quien corta el bacalao.
Así, Salvini ha hecho una llamada a las armas -figuradamente-, ha reiterado su apoyo a Savona y ha extremado su posición antiUE: «O cambian las normas de la UE -dice en un vídeo en Facebook- o no tiene sentido que Italia siga en la Unión Europea».
¿Veis lo que habéis conseguido, eurócratas; os dais cuenta de lo que pasa cuando dejáis que los nervios os traicionen?

De club a cárcel

Ahora, en las próximas y cercanas elecciones, los ‘populistas’ obtendrán más escaños -algo menos el M5E, algo más la Liga- y llenarán el futuro gobierno precisamente con todos los rechazados por Mattarella.
El ‘gobierno técnico’, mientras tanto, tiene nulas posibilidades de salir adelante con el Parlamento de uñas. Habrá sido todo en vano y tendremos con toda probabilidad nuevas elecciones este verano. Incluso si Cottarelli obtuviera la confianza de la Cámara -que ya les digo yo que no-, ya ha advertido que el grueso de su programa será prepararlo todo para nuevas elecciones. Pocas alforjas se necesitaban para este viaje; ni a propósito les salía peor el plan a los globalistas.
Detrás de esta desesperación se oculta una cuenta atrás hacia la implosión definitiva de la zona euro, que se quiere evitar convirtiendo el club en una cárcel de la que nadie pueda escapar. El ‘pecado’ de Savona era idear un Plan B por si había que escapar de la eurozona, pero eso es absurdo: todos los países deben tener un plan de esos en algún cajón. Crucemos los dedos para que así sea.
Cuando estábamos con los preparativos para el euro, a principios de la última década del siglo pasado, se impusieron los llamados ‘criterios de convergencia’, a fin de que quienes se integraran en la moneda única no tuvieran estructuras económicas demasiado distintas que hicieran desaconsejable mantener la misma divisa para todos.
Con los dichos criterios se hicieron mangas y capirotes contables, sobresaliendo Grecia en este arte de la mano de Goldman Sachs. Pero incluso los que cumplían sin forzar demasiado los números las condiciones de este examen distaban bastante de tener economías homologables.
Hoy el gran desequilibrio enfrenta a la gran potencia exportadora, Alemania, con enormes excedentes en la balanza comercial, con sus clientes, que soportan importantes déficits comerciales y presupuestarios: España, Italia, Portugal, Irlanda y Grecia, sobre todo.

Leer más…

Salvini: '¿Quién decide en Italia, los italianos o los alemanes?'

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter