«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
en los últimos meses ha impedido la entrada ilegal en el país de 5.000 inmigrantes por semana

Orbán se opone al pacto migratorio de Bruselas y pide que se aplique el modelo de Hungría para evitar la inmigración ilegal masiva en Europa

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán. Europa Press

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, aseguró el pasado jueves que el pacto migratorio aprobado por la Unión Europea (UE) es «erróneo» y pidió que se aplique en su lugar el modelo de su país para evitar la inmigración ilegal masiva en Europa.

«El asunto no anda bien, la mayoría cualificada de los países comunitarios ha aprobado el paquete migratorio. El punto de partida de éste es erróneo», ya que la única forma de detener la inmigración es como lo ha hecho Hungría, afirmó Orbán en una rueda de prensa.

Hungría aplica una muy estricta política en materia de lucha contra la inmigración ilegal, basada en la determinación y el cierre de fronteras con vallas activadas con una vigilancia permanente, permitiendo únicamente el acceso a su territorio a los solicitantes cuyas peticiones de asilo han sido aprobadas mientras esperan fuera del país.

«Ninguna otra solución podría tener resultados. Así (con el pacto europeo), será un fracaso», adelantó Orbán. Y es que el modelo húngaro obliga a los solicitantes de asilo a esperar por tiempo indefinido, en zonas que se encuentren fuera de las fronteras húngaras, para así lograr un efecto disuasorio que mantenga alejadas las intenciones de entrada de aquellos inmigrantes ilegales que sólo tienen un interés puramente económico a la hora de acceder a Europa.

Hungría mantiene actualmente que las solicitudes de asilo deben presentarse en las Embajadas húngaras de países vecinos no comunitarios, es decir en Ucrania o en Serbia. El Gobierno de Viktor Orbán elevó en 2015 vallas en sus fronteras del sur del país para detener la inmigración y posteriormente aplicó una serie de legislaciones que actúan de forma determinante frente a la inmigración ilegal.

Ampliación del «estado de emergencia por inmigración masiva»

El Gobierno húngaro ya prolongó en septiembre durante seis meses más, hasta marzo de 2024, el «estado de emergencia por inmigración masiva» que decretó en 2016. El decreto, firmado por el primer ministro, Viktor Orbán, con el que se extiende el estado de emergencia, ya fue publicado en la Gaceta Oficial de Hungría.

Hungría lleva desde marzo de 2016 prorrogando cada seis meses la medida debido a que «la inmigración masiva afecta a Europa desde 2015» y señalando que la gran mayoría de inmigrantes ilegales que quieren ingresar al país a través de las fronteras terrestres lo intentan llegando hasta la frontera húngara a través de la denominada ruta de los Balcanes.

Desde la puesta en funcionamiento del decreto del estado de emergencia por inmigración masiva, Hungría ha elevado vallas en sus fronteras del sur con Serbia y aplica severas leyes para imposibilitar la entrada de indocumentados. Además, aplica sobre aquellos que logran franquear el vallado todo el peso de la ley, creando así un efecto disuasorio que durante los primeros años logró frenar las tentativas de entrada considerablemente.

Según datos de la Policía húngara, en los últimos meses se ha impedido la entrada ilegal en el país de un promedio de 5.000 inmigrantes por semana, el doble que los datos de hace seis meses, pero menos de los 10.000 intentos diarios registrados durante la crisis migratoria de 2015. Sin estas medidas, «millones de inmigrantes» podrían haber entrado en el territorio de la Unión Europea (UE), aseguran las autoridades del país.

+ en
.
Fondo newsletter