«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

¿Qué protagonismo quieren vendernos de Sistach?

Porque hay que ver lo que magnificaron una intervención menor, de escasa relevancia. Que parecía borrar de la escena al mismo Francisco. Germinans le coloca en su lugar, distinguiso, sí, como corresponde a un cardenal pero nada más.

http://germinansgerminabit.blogspot.com.es/2014/10/ni-sistach-abrio-el-sinodo-ni-predico.html

El cardenal Sistach equivocó su apuesta contra Germinans. Comprendo que el Pacificador se rebotara ante quienes estaban hundiendo su pactado prestigio. La diócesis seguía en pie de guerra aunque hubieran cambiado los enemigos del cardenal de turno. Carles tenía enfrente a lo peor, Sistach los tenía a su lado. Pero lo que en Carles se entendía muy bien en Sistach era todo un trampantojo. Porque quienes le apoyaban lo hacían sin el menor entusiasmo y sin encontrar al cardenal, ducho siempre en el arte de nadar y guardar la ropa, a uno de los suyos. Y Sistach, por otra parte, nunca tuvo suyos. O sólo encontraba uno cuando se miraba en un espejo.

Han sido mucho peores para Sistach los enemigos que los «amigos». Porque los primeros ponían en clara evidencia su nulidad pastoral aunque los otros tampoco se volcaban en su defensa frente a quienes dejaban al arzobispo a los pies de los caballos. Y con sólidas razones de inactividad pastoral en el arzobispo. Hay todo un corpus antisistach en las páginas de Germinans y creo que logrado a pulso por el arzobispo.

Sin embargo creo que Sistach hubiera sido un prelado discreto en un lugar que no fuera un avispero como Barcelona. Pasó sin pena ni gloria por Tortosa y Tarragona, Barcelona le superó y además se equivocó en su apuesta pensando en su comodidad. No es de mala doctrina y en cuanto a su catalanismo también prevaleció su prudencia. Que a la larga entiendo que fue beneficiosa para la Iglesia. Como si prevaleciera el Martínez sobre el Sistach. Su talante es muy distinto al de Mas.

En sus últimos días barcelonese, pienso que no serán más de seis meses, algún pelota nos ha querido vender sus destacadísimo papel en este Sínodo que comienza. De momento otro camelo. No ha habido tal protagonismo.

 

TEMAS |
.
Fondo newsletter