«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Todavía la recomienda en la «población de riesgo»

La OMS deja de recomendar la vacunación contra el coronavirus para la población en general

Sede de la Organización Mundial de la Salud

La Organización Mundial de la Salud ha emitido nuevas guías de cara a la vacunación contra el coronavirus, con las que dejan de recomendar la inoculación contra el Covid-19 para la población en general, mientras siguen aconsejando que lo hagan los ciudadanos de mayor riesgo.

El Grupo Estratégico Consultivo de Expertos en Inmunización (SAGE, por sus siglas en inglés) de la OMS ha actualizado sus recomendaciones de vacunación contra el Covid-19 para ajustarse a la nueva situación de la pandemia.

Según las nuevas guías, publicadas la semana pasada, los niños y adolescentes sanos podrían no necesitar una nueva inyección, mientras que los grupos de mayor edad y alto riesgo deberían recibir un refuerzo entre 6 y 12 meses después de su última vacuna, en función de factores como la edad y las condiciones de inmunocompromiso.

«Actualizada para reflejar que gran parte de la población está vacunada o previamente infectada con COVID-19, o ambas cosas, la hoja de ruta revisada vuelve a hacer hincapié en la importancia de vacunar a quienes todavía corren riesgo de contraer una enfermedad grave, en su mayoría adultos mayores y personas con afecciones subyacentes, incluso con refuerzos adicionales. Los países deben tener en cuenta su contexto específico a la hora de decidir si continúan vacunando a los grupos de bajo riesgo, como los niños y adolescentes sanos, sin comprometer las vacunas sistemáticas que son tan cruciales para la salud y el bienestar de este grupo de edad», ha declarado la presidente del SAGE, Hanna Nohynek.

En cuanto a los niños y adolescentes sanos, la OMS ha indicado que son «poco prioritarios» para la vacunación contra el Covid-19, y que los países deberían tener en cuenta factores como la carga de morbilidad antes de recomendar la vacunación de este grupo.

«Teniendo en cuenta la baja carga de morbilidad, el SAGE insta a los países que estén considerando la vacunación de este grupo de edad a que basen sus decisiones en factores contextuales, como la carga de morbilidad, la rentabilidad y otras prioridades sanitarias o programáticas y los costes de oportunidad», explican.

El grupo de prioridad media incluye adultos sanos, generalmente menores de 50-60 años, sin comorbilidades y niños y adolescentes con comorbilidades. Aunque las dosis de refuerzo adicionales son «seguras» para este grupo, el SAGE «no las recomienda de forma rutinaria, dados los beneficios comparativamente bajos para la salud pública».

Por tanto, poco más de dos años después del inicio de las vacunaciones contra el virus de Wuhan, la organización supranacional deja de aconsejar su inoculación para la mayor parte de la población. Al principio se vendió como la solución para acabar con la pandemia; después, se dijo que deberían ser más de una dosis; luego más de dos. Meses después se supo que no eran tan eficientes en cuanto a la transmisión. Todo ello unido a una auténtica persecución para aquellos que rehusaran vacunarse («ponéis en peligro al resto, costáis vidas»).

Pero las vacunas, fruto de la emergencia coronavírica, no fueron lo que se dijo en un primer momento que eran. Hace pocos días, investigadores del Laboratorio de Inmuno-Regulación del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, llevaron a cabo un trabajo para conocer la respuesta inmunológica frente al Covid-19 de las vacunas comercializadas por Pfizer y Moderna.

Los resultados de la investigación concluyeron que el 45% de los vacunados con Pfizer habrían perdido su protección frente al virus de Wuhan después de ocho meses tras la vacunación, mientras que en los inmunizados con Moderna la habrían perdido el 12,5%. Atendiendo a estos resultados, gran parte de la población española no estaría inmunizada contra el virus, al haber superado los ocho meses desde la última dosis.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter