Venezolana. Periodista de profesión, comunicadora de oficio y activista de las mejores causas por vocación. Fue columnista, conductora de programas de radio televisión en su país de origen. Actualmente se ha consolidado como una 'youtuber' de gran alcance en “El canal de Nitu” y “Plomovisión 24: horas de opinión”. Es consultora internacional de comunicación organizacional. Combatiente por la libertad e inclemente investigadora en busca de la verdad.
Ver biografía
Ocultar biografía
Venezolana. Periodista de profesión, comunicadora de oficio y activista de las mejores causas por vocación. Fue columnista, conductora de programas de radio televisión en su país de origen. Actualmente se ha consolidado como una 'youtuber' de gran alcance en “El canal de Nitu” y “Plomovisión 24: horas de opinión”. Es consultora internacional de comunicación organizacional. Combatiente por la libertad e inclemente investigadora en busca de la verdad.

El Grupo de Puebla y las elecciones en Ecuador

LA IZQUIERDA AVANZA UNIDA MIENTRAS LA DERECHA SE DIVIDE

La izquierda internacional exhibe una ventaja sustantiva respecto a los factores democráticos del mundo, y es que los socialistas actúan como un solo bloque sin importar las fronteras que dividen a nuestras naciones; mientras, la derecha actúa de forma aislada, individual y muchas veces dividida.

Eso fue evidente en las recientes elecciones en Bolivia, donde la prensa izquierdista mundial apoyó abiertamente al candidato de Evo -hoy presidente- Luis Arce, mientras que los factores democráticos se atacaron los unos a los otros, cayendo en la trampa del Foro de São Paulo.

Lo mismo ocurre en Ecuador, donde la izquierda corre unida en torno al candidato Andrés Arauz, mientras que la derecha cuenta con Guillermo Lasso, quien es objeto de criticas frecuentes por otros partidos.  

Otro factor que ha afectado las elecciones en nuestra región es el virus chino. En Ecuador, por ejemplo, se estima que más de dos millones de personas cayeron en la pobreza en los tres primeros meses de pandemia. “Precisamente, la economía es la principal preocupación para los ecuatorianos”, afirma Ruth Hidalgo, decana de la Escuela de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad de las Américas

Para algunos analistas, Luis Arce no habría ganado las elecciones en Bolivia, ni Arauz tendría chance alguno en Ecuador, sino fuese por la utilización de la pandemia como punta de lanza para arrojar críticas tanto a las políticas de salud adoptadas por los gobiernos no socialistas, como a las medidas de paralización de actividades que han golpeado las débiles economías nacionales, engrosando las cifras de desempleo.

Llama la atención, por cierto, que en los regímenes autoritarios -como el venezolano, cubano y nicaragüense- dichas críticas a medidas similares son silenciadas. En esos países, la pandemia pareciera haberles caído como anillo al dedo para ejercer un mayor control social.

Otro dato a destacar en la contienda electoral en Ecuador, es que mientras la campaña del candidato Lasso recibe exclusivamente aportes locales, la de Arauz cuenta con todo el financiamiento del progresismo internacional e incluso, del narcoterrorismo colombiano. Así se desprende de la más reciente entrega de la revista colombiana SEMANA, la cual revela parte del contenido de los 2 millones de archivos incautados, desencriptados, judicializados y en cadena de custodia, luego del operativo militar y policial que dio de baja a Andrés Felipe Vanegas, alias Uriel, una de las figuras más visibles del Ejercito de Liberación Nacional, en octubre del año pasado.

Los primeros análisis de estos mensajes arrojan que el ELN, apoyó la campaña del candidato correista Andrés Arauz, y evidencian un millonario préstamo hecho por la guerrilla a esa campaña.

Aceitando la maquinaria

El Grupo Progresista Latinoamericano, mejor conocido como el Grupo de Puebla, fundado el 12 de julio de 2019 en la ciudad mexicana de Puebla, está integrado, desde sus orígenes, por presidentes, expresidentes, dirigentes políticos, sociales y por académicos de doce países iberoamericanos, incluyendo a España.  

Es una plataforma más potable que el Foro de São Paulo, puesto que no tiene entre sus miembros a los sectores más radicales del socialismo, como Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, voceros del Alto Gobierno cubano o líderes guerrilleros de las FARC y del ELN. Sin embargo, trabajan estrecha y coordinadamente.

Justamente por ser más presentables, los miembros del Grupo de Puebla tienen mayores posibilidades de viajar, participar en foros o acceder a los medios de comunicación, lo cual hace a esta organización aún más peligrosa. 

Dado el nivel de sus miembros, el Grupo de Puebla sirve como vaso comunicante entre el Foro de São Paulo, el Cartel de los Soles, y la Internacional Progresista, esta última con amplias ramificaciones en Estados Unidos, Europa, Asia y África. De hecho, algunos de los miembros de Puebla también integran la Internacional Progresista, como Rafael Correa, Álvaro García Linera y Fernando Haddad. Estos vínculos le proporcionan acceso a abundante financiamiento y entrada a importantes relaciones políticas, diplomáticas y empresariales en el mundo entero.

El reciente triunfo del Partido Demócrata en los Estados Unidos, significa un upgrade, o recarga para el GdP, puesto que el líder demócrata Bernie Sanders es uno de los jefes de la Internacional Progresista, organización fundada justamente por el Instituto Sanders y el Movimiento por la Democracia en Europa 2025. 

Actualmente, el Grupo de Puebla tiene como meta principal garantizar el triunfo de sus aliados en las elecciones presidenciales en Ecuador con Andrés Arauz, Daniel Jadue en Chile y, el próximo año, Gustavo Petro en Colombia, para lo cual articulan apoyos políticos y financiamiento internacional. Pero además, unen esfuerzos y relaciones para que se consolide la agenda que trae para la región el nuevo Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, “como la normalización de las relaciones con Cuba, la salida institucional para la crisis en Venezuela y la continuación del proceso de paz en Colombia”, así lo expresó en el V encuentro virtual del Grupo de Puebla, el expresidente Ernesto Samper.

En la reunión, que se efectuó el 29 de enero de este año, participaron también los presidentes de Argentina y Bolivia, Alberto Fernández y Luis Arce; los ex mandatarios Rafael Correa (Ecuador), Luiz Inácio Lula Da Silva y Dilma Rousseff (Brasil); Fernando Lugo (Paraguay); y José Luis Rodríguez Zapatero (España). La coordinación estuvo a cargo del chileno Marco Enríquez-Ominami y la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad argentina, Elizabeth Gómez Alcorta, entre otros.

El objetivo central del encuentro fue la discusión y aportes para el que será su nuevo manifiesto: “Latinoamérica cambió”, en tal sentido, el mandatario argentino Alberto Fernández, recalcó la importancia de “que América Latina vuelva a integrarse. Unidos podemos lograr mucho más que separados”.

Al repasar los avances de los progresistas en la toma del poder, Fernández se paseó por el triunfo obtenido en México con Manuel López Obrador, hasta las victorias en Argentina y  Bolivia, “y la que esperamos ahora, para tener otro gobierno progresista en Ecuador”, el próximo 7 de febrero.

En conclusión, es evidente que mientras los factores democráticos luchen aisladamente, la izquierda internacional unida, seguirá avanzando. La única manera de frenarlos es mediante una alianza internacional como la que promueve el Foro de Madrid, la Fundación Disenso y el Instituto Conservador-Liberal de Brasil.

Deja una respuesta