'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
EL RÉGIMEN COMUNISTA RECONOCE QUE MIENTE

Coronavirus en Cuba: adulteración de datos, y hospitales y cementerios colapsados

Tiranía castrista. Miguel Díaz-Canel
El presidente-dictador de Cuba, Miguel Díaz-Canel. Reuters

No sólo la brutal represión contra quienes disienten en Cuba es una de las constantes y graves tribulaciones por las que transita la sociedad. El desabastecimiento, la miseria, la insalubridad, la escases de medicinas, el tétrico escenario en los hospitales por el impacto del Covid-19 y el caos que el virus ha causado en cementerios y crematorios hacen estragos cada día en los cubanos de a pie. Lo cual empeora aún más la sobrevida en la isla comunista. 

Aunque durante el 2020 Cuba reportó un comportamiento ante el coronavirus muy poco creíble para muchos, durante los últimos meses las cifras resultan alarmantes, teniendo en cuenta incluso que el castrismo se caracteriza por no comunicar los datos reales, situación que ha sido advertida por especialistas y opositores al régimen. 

En este sentido, el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, reconoció esta semana que el informe de los contagios y muertes por coronavirus que diariamente se publica en los medios oficialistas es «es impreciso» pues «solo ingresan los fallecidos que en el momento de su deceso tienen un PCR positivo«, dijo el miércoles a Invasor, diario provincial de Ciego de Ávila.

Un día antes, un médico de la provincia Cienfuegos, relató al diario 14ymedio que «en su hospital se produjeron 36 muertes, pero solo en cuatro casos tenían prueba positiva, por lo que la notificación oficial era de cuatro». Según este medio independiente, «también llegaron denuncias desde Guantánamo, donde Ihosvany Fernández, director de Comunales en Guantánamo, reconoció que el servicio funerario está desbordado y se han visto obligados a usar dos furgones de Etecsa y dos camiones de Comercio». «El 4 de agosto trabajamos con 67 [fallecidos], el 3 con 61 y el día primero de agosto con 80 [de estos últimos 69 en la ciudad]. «Ya el transporte fúnebre fue colapsado. Estamos trabajando con dos furgones de Etecsa y dos camiones de comercio», explicó el funcionario. 

Ante esto, 14yMedio analizó los datos oficiales publicados por el Ministerio de Salud Pública para estos dos días y «daban, respectivamente, 9 y 8 fallecidos en Guantánamo, en lugar de los 67 y 80 manejados por Comunales, y registraban un total nacional de defunciones de 93 y 98 para esas mismas fechas».

«Nosotros actuamos sobre el protocolo según el certificado de defunción emitido por salud pública. Estos cadáveres llevan un tratamiento que es lógico explicárselo a la población donde se desinfecta con cloro el cadáver, se pulveriza el cadáver en la bolsa donde se introduce. Es muy difícil, de 8 fallecimientos diarios a 69, nadie estaba preparado, por eso el tema de la decisión del transporte que hemos tenido que tomar», agregó Fernández, que admitió que la capacidad de la morgue es «para tener allí cinco o seis fallecidos» y no «para recibir en el día 50 o 60». 

Todos estos datos, ofrecidos incluso por directivos estatales, así como la crisis en los hospitales, funerarias y cementerios evidencian que las cifras que el oficialismo emite cada día -a través del doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap)- aún siguen siendo falsas

A propósito de esta vieja práctica del régimen, el periodista cubano José Raúl Gallego opinó en Facebook que a esto «hay que sumarle la manipulación política (…) de las cifras por parte de un Gobierno que miente en todas las estadísticas porque puede hacerlo, porque el Partido es la fuerza superior y dirigente de la sociedad y el Estado, porque es un sistema totalitario y porque no existen instituciones independientes que puedan servir como mecanismo de control y contrapeso» y añadió que «las cifras que informa Durán cada mañana no solo son sesgadas, sino que son manipuladas, falsas. Él lo sabe. En Cuba se está viviendo una tragedia mucho mayor de la que informan y quizá también, de lo que nos imaginamos«.  

Medios estatales, contradiciendo sin querer a las cifras de los partes diarios, han declarado que las muertes por coronavirus son «alarmantes». Tal ha sido el caso de la provincia Ciego de Ávila donde han tenido que ordenar ampliar el principal cementerio. 

El periodista cubano exiliado en Miami, Rolando Nápoles, compartió en Twitter un video de un enterramiento ocurrido por estos días en la isla y llamó la atención sobre la contradicción en que los medios estatales expresan el caos: «Si solo en Cienfuegos [provincia occidental] diariamente hay de 45 a 50 enterramientos por la crisis sanitaria del Covid, como dice un reporte de Perlavisión [canal televisivo provincial], entonces, son irreales las cifras oficiales de muertes diarias en Cuba, como tantos cubanos aseguran desde el inicio de la pandemia». 

El médico cubano Miguel Ángel Ruano Sánchez advirtió que «están cerrando los certificados de defunción en los hospitales de la isla igualmente por orden del gobierno». «La causa de muerte es la misma para todos: tromboembolismo pulmonar. Por eso la cifra para ellos de fallecidos por Covid oficial es tan baja. Manipulación de las verdaderas causas de muerte en fallecidos. Es un delito médico legal». 

El miércoles este especialista en fisiatría compartió un vídeo del hospital provincial Arnaldo Milián Castro, de la provincia Santa Clara, en el centro de la isla, donde se escucha de decir «se nos mueren, se nos mueren» y denunció las falacias de los datos oficiales, así como la imposición de la censura a través de anti-leyes coercitivas. 

Desde dentro y fuera de Cuba, tanto profesionales de la salud como analistas y disidentes, han llamado la atención sobre la falsificación de datos por parte del régimen. Una de las plataformas que se ha dedicado sistemáticamente a analizar y denunciar esta situación es el proyecto Estado de Sats, que dirige el físico-matemático y opositor Antonio Rodiles. En una emisión de su programa «Libertad y punto» el doctor Rafael Melgar indaga en la repercusión del coronavirus en Cuba, compara la isla con otros países de la región, asegura que «las vacunas cubanas no están funcionando» y ofrece recomendaciones para mitigar el impacto de la pandemia en la nación caribeña. 

En Granma esta semana se ha precipitado el incremento de casos de coronavirus. Según el doctor en Ciencias, Pedro Luis Véliz Martínez, director del Consejo Nacional de Sociedades Científicas (Minsap), esta provincia oriental pudiera sufrir para comienzos de octubre entre 700 y 800 muertos diarios por esta causa. 

El oficialismo reportó el pasado sábado 9.740 nuevos casos y 84 fallecidos. Asegura que se encuentran ingresados 104.105 pacientes, presentan como sospechosos 53.059, mantienen en vigilancia a 4.597 y confirmados activos 46.449. 

Cada vez, por tanto, hay más reportes de las falsedades del régimen comunista de Cuba. La adulteración de datos de los casos y las muertes por coronavirus es parte de su larga y constante manipulación por más de medio siglo. La magnitud de la tétrica situación por la pandemia, sumado a su expresión en las redes sociales, ha puesto en evidencia aún más esta realidad.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter