‘El chavismo se fortaleció por la debilidad y la falta de estrategia de Guaidó’

FABIO VALENTINI, DIRIGENTE DE VENTE VENEZUELA

Venezuela vive este domingo la enésima farsa electoral preparada por el chavismo para “terminar de certificar la naturaleza criminal del sistema”, según denuncia en declaraciones a La Gaceta de la Iberosfera Fabio Valentini, dirigente del partido opositor Vente Venezuela.

A su juicio, el régimen narcocomunista no va a recuperar ahora la Asamblea Nacional porque “nunca la perdió” pese no tener mayoría y los comicios se celebran para “deshacerse de los políticos tradicionales de oposición que les habían interesado y crear a otros que son igualmente cómplices y cohabitadores, los famosos ‘alacranes’.

Cree que a partir del lunes, tras unos comicios que cuentan con un árbitro electoral comprado dado que Maduro ordenó imponer a tres militares adláteres del régimen entre los cinco puestos del Consejo Nacional Electoral (CNE) y ceder dos a los grupos colaboracionistas saltándose así la Constitución, “no va a pasar absolutamente nada”. “Seguirá la miseria, el hambre y la enfermedad, y se incrementará la desesperanza de los venezolanos por la ausencia de alternativa política que pueda enfrentarse y combatir a este sistema”. En este sentido, añade que “combatir es aprovechar las oportunidades” y que “no hacerlo específicamente en 2019 ha pasado factura y ha permitido que el chavismo termine de constatar con esta farsa que el 2020 ha sido el año en el que más se ha oxigenado”.

Así, considera que el régimen se ha fortalecido por la debilidad y a la falta de estrategia de Juan Guaidó, de su entorno y de los políticos tradicionales. “No solo basta con decir que estamos en guerra sino que hay que actuar entendiendo que estamos en una guerra de una naturaleza asimétrica“.

Valentini alerta de que Venezuela está derivando “a un sistema híbrido entre el ruso, donde las mafias empiezan a controlar sectores económicos importantes, y chino, en cuanto al mercantilismo del Estado, es decir, su participación -y la del Partido Comunista- en todas las esferas de la vida”. Y señala que “la gran preocupación es que Venezuela tenga una mínima apertura económica con la entrada de capitales extranjeros y que las personas se empiecen a despreocupar de lo político para concentrarse en lo económico, y que el sistema criminal termine de fortalecerse“.

Aunque el país siga con suspensión de vuelos desde marzo por la pandemia, recuerda que se mantiene el flujo con cuatro países extranjeros, dos de ellos son Turquía e Irán, y alerta de que se está iniciando un “lobby”, principalmente con Turquía, “de explotación, de inversiones a partir de consorcios turcos en Venezuela, de presiones para cesar las sanciones económicas… y en el que está participando un sector privado venezolano silente y cobarde que se está sentando a negociar con el tirano”.

Para el fortalecimiento de la narcodictadura ha sido importante la llegada de Podemos al Gobierno de España, que ya tiene naturaleza “chavista”, y “la relación simbiótica que existe entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez junto a Nicolás Maduro y Diosdado Cabello”. Por ello hace un llamamiento a los españoles para que reaccionen y detengan la deriva bolivariana y afirma que se enfrentan “a una carrera a contrarreloj” contra este sistema: “Ya se ve lo que están haciendo en la educación, con las Cortes, con el blanqueamiento de la banda terrorista ETA, con los jueces, con las tradiciones… si no se le detiene ya, será muy tarde”.

Deja una respuesta